lunes, 27 de diciembre de 2010

IDEAS PRESTADAS, POR SALVADOR DE PESTAÑA.


ESCALA EN DOLO MAYOR.

Efigios, sumarios, miniaturistas de la edad media...todos han compartido un gusto insidioso por el horror gráfico que me trae de nuevo ante esta palestra de público enmudecido y ausente. Un acuerdo tácito, rubricado para perdurar más allá de los años, de la piedra y de la pana. Pero permitánme ponerles en situación, para su adecuada absorción de conceptos. Bien es sabido que las mentes planas, tan en boga, no son compatibles con argumentos hilados con brillantez sobre la danza de tiempos verbales.

El galeno me tiene recomendado reposo, y si bien le hago caso, si hubiere recetado ejercicio al relente mi postura hubiese sido similar: sofá de orejeras, reposapiés rematadas con garras de león y flores de lis y la chimenea como todo entretenimiento de mis cansadas pupilas. Con el fin de ahorrar esta arde a base de propagandas de buzón, requerimientos notariales, felicitaciones navideñas y otros papeles fungibles. Crean columnas de tinta en combustión que han logrado desplazarme, en ocasiones, a derretidos parajes de imaginación, relojes flácidos y elefantes de cuatricomía. Pero eso sería un ego me acussare para otra ocasión. Un rebelde pasquín se desrpendió de la pila ardiente y fueron momentos de gran zozobra hasta que mi apreciado ayudante de cámara le atizó con el instrumento para tal fin, forjado en hierro, ante mi arenga de capitán de buque. Quise entrevistarme con tal rebelde instrumento de propaganda y allí pude observar la afrenta al orden natural que me trae a mal traer y a su vez me trae hasta esta línea, en que declaro, una vez más, mi odio incomprendido hacia objeto, animal o persona que tanto parece divertirles.

¿Qué sucede con las escalas en los juguetes? ¿Qué está pasando aquí?

En la propaganda prófuga se versan las maravillas de diversos juguetes destinados al entrenamiento manual de tiernos infantes, propicios para que en el día venidero la costumbre guíe sus muñecas a la hora de aflojar o apretar pernos en una cadena de montaje. No seré yo, menos representando a la familia que tuvo a bien engendrarme, criticar esos entrenamientos previos. Pero, ¿son necesarios juntar en el mismo envoltorio un grupo de soldados de rasgos inciertos de un palmo de altura y un avión de transporte que no le llegará a la cintura? Esa es la estampa del mundo que queremos transmitir a los que de él nada conocen. ¡Soldados a horcajadas sobre aviones de toberas taponadas, rebabas de plástico y ruedas sujetadas con un endeble alfiler! Completado con armas de uso personal, de cañón ciego y destinadas, por su insultante tamaño, a compartir entre varios numerarios de ese ejército de mofa, befa y escarnio. ¡Vehículos de cuatro ruedas que bien pudieran servir de patines, señores y esposas!

¿Cuán distante se encuentra la respuesta de los cuerpos educativos, los tutores y el gobierno todo? Cuánto daño a la escala, al status quo, a la razón misma. Flaco favor al absurdo. Hombres de acción provenientes de dimensiones distintas a los vehículos que pilotan. ¿Qué guerras tendremos en el día de mañana? Batallas dirigidas por aquellos que, en recuerdo del juego, pretendido inocente, sobre el frio y duro suelo, enviarán a cuatro soldados acarreando un camión de carga mientras lo adelanta un cazabombardero propulsado por las piernas de un piloto vestido de indio. Mezclas, ¡todo lo arregla el pensamiento moderno con amalgamar churros y molinos!

Sepan que por aquí no paso. Si vuelvo a ver reflejado en algún medio tamaña saña que daña las entrañas, voto a tal que las estanterías de las jugueterías se verían atacadas, vilipendiadas y mermadas a golpe de atizador.

La combustión de tintas compuestas me hace adquirir ritmos impropios en la prosa. Les dejo, aquella elefante albina parece pedirme un cha-cha-chá y es algo que un señor de mi educación no puede negar.

Salvador de Pestaña.


viernes, 17 de diciembre de 2010

SÓTANO 71 EXPRESS.


 AUTOSECUESTRO A PUNTA DE CUCHARA ( de postre ).

Momentos de tensión fueron vividos ayer por la tarde a la hora del magazíne del corazón a las puertas del Banco Estrujador de Créditos. Tras el aviso de secuestro a la autoridad por parte de un comunicador anónimo con voz aflautada y propenso a pronunciar “puñetas” cada palabra y media, se personaron dos calles más arriba del lugar de los hechos fuerzas y cuerpos de seguridad del estado  así como el alcalde de la localidad por error, que declaró poco después “ví a mucha gente y pensé que era una inauguración de las de cortar cinta”.

El secuestrador, que responde al nombre de José Luisa Pómez si está atento a lo que se le dice, apareció ante la autoridad allí congregada advirtiendo que el secuestro tenía lugar un par de calles más abajo. Recogieron los bártulos y secuestrador y fuerzas del orden departieron amigablemente en el agradable paseo hasta el lugar físico de lo acontecido. Una vez allí la situación se tornó tensa y los responsables atendieron con papel y lápiz del dos las reivincaciones del secuestrador, que se apuntaba a sí mismo a la altura de la yugular con una cuchara de postre por la parte de meter el hocico. Sus peticiones eran simples y cristalinas “¡quiero un millón de helicópteros pequeños y sin marcar en una bolsa de plástico en la acera y un billete con piloto y gasolina en el aeropuerto, que ya le digo yo dónde nos bajamos!”.

La autoridad de intervención rápida, los Suguast, mandaron agentes a los tejados colindantes a razón de quince por minuto, consiguiendo tener una vista de la ciudad plagada de hombres de uniformes que se saludaban con la manita de lado a lado de la calle. Los expertos afirmaron temer por la integridad del asaltador “quizás logre rascarse el cuello y sacarse una bola de pelusa, o peor, de roña, que ya se sabe que si descuida uno la higiene la parte del pabellón auricular, se cría una pringue que asco da de verla “. Una vez detenido y despeinado de malos modos como dicta el reglamento, el agitador afirma en un momento de distracción de las autoridades “no quería yo dañar a nadie, por eso me he secuestrado solito y sin testigos, yo es para que me revisen el euribor a la baja, que lo llevo con mucha presión y en las cuestas de final de mes lo noto que me tironea”. Tal y como está la cosa, las autoridades esperan tal aluvión de imitadores que ríase usted del primer día de rebajas.

viernes, 10 de diciembre de 2010

OPERACIÓN POLICIAL CONTRA LOS MANTONES A SUELDO.

DOS CAMIONES LLENOS DE DETENIDOS Y CIENTOS DE ARRINCONADOS EN INCURSIÓN COREOGRAFIADA.

El Cuerpo Especial de Abogados de Oficio y Picapleitos de Guardia se encuentra movilizado al cierre con pestillo de esta edición. En la Guardería Oficial de la Abogacía se reparten vales de comida hasta nueve euros y los reporteros abrillantan sus micrófonos ante la que bien pudiera ser la mayor operación de las Fuerzas del Desorden en nuestro país. La pasada noche, mientras usted estiraba, despreocupado, las canillas bajo las mantas compostelanas, los aguerridos hombres, mujeres, cánidos y botas de cordones se enfrascaban en asestar el mayor golpe en la nuca del crimen organizado desde la desarticulación en el año ochenta y pico de los malvados traficantes de sellos usados en la ría de Ponteotracosa.

La operación ha sido fruto maduro de las investigaciones llevadas a cabo y rabo por los Reservistas Ordenapapeles del Juzgado de Segunda Distancia y Cercanías de la Audiencia Transoceánica. La operación policial tuvo lugar en la tapadera usada por la organización, sita en Mantones y Toquillas MariSosi, presuntamente situada en la confluencia de la avenida Fraile Euduviges con el Callejón de los Golfos Apandadores. Este grupo de extorsionadores fueron denunciados en reiteradas ocasiones por la comisión de Ferias y Congresos de varios ayuntamientos y por la Cossa Mostra por competencia desleal. Llevaban a cabo sus operaciones de poner la mano o de lo contrario sacar a pasear la otra en comercios poco vigilados: droguerías, talleres de recauchutado y librerías parroquiales. Su modus asaltante consistía en irrumpir en los citados establecimientos y otros lugares de esparcimiento cubiertos de unos característicos Mantones de Monilla. Allí requerían, siempre de manera educada, la presencia del encargado y en ausencia de este, abusaban del agarrar de la solapa, amedrentar el personal y tras relatar las características arquitectónicas únicas del edificio u local, poner pucheros y asegurar que “vaya pena si esto se echara a perder”. Dada la falta de capacidad de pillar amenazas veladas de los injuriados, sus métodos  fueron in crescendo ma non troppo, haciéndose fuertes volcando ceniceros, dando patadas a sillas y encendiendo y apagando la luz de manera sucesiva y molesta. Fuente de la fiscalía estiman en al menos cuarenta y dos euros la cantidad de dinero sustraida por este medio, según declaraciones de un funcionario tecleando con el meñique una calculadora de esas con rollito de papel que te puede imprimir factura. 

 El cerebro de la trama luce un cuco mantón sin flecos decorado
con motivos florales,  todo sobre una base de organdil.

Los presuntos malos y futuribles encarcelados han prestado declaración, a condición de que se les devuelva en buen estado, en el cesped del campo del Polideportivo Trabuqueño, dadas las estrecheces sufridas en las dependencias originalmente pensadas para tal fin, una caseta de obra en las inmediaciones del lugar del crimen. En este fue descubierta una habitación secreta camuflada bajo el hábil subterfugio de una puerta que rezaba “No pasar, aquí no hay nada”, en el que se han incautado, entre otros materiales, un revolver con cachas de nacar con las llaves puestas, dos fajos de billetes de cinco euros, gran cantidad de hilo de bordar, patrones, tiza de sastre, un maniqui sin brazos, dos sombreros de ala ancha tipo gangster, algunas peinetas y un ejemplar del semanario “Hampones con Crespones”, todo ello ordenado como manda la tradición, sobre una mesa de camping al que los agentes sólo hubieron de añadir un cartón con su emblema. 

Por el momento se desconoce si la operación ha sido cerrada, puesto que la policía sigue visitando mercerías intentando seguir tirando del hilo. El presidente vitalicio de la Liga Profesional de Balonazos ha sido el primero en querer felicitar a los cuerpos policiales y para tal fin se ha traido su propio fotomatón de casa. El Capitanísimo General de la Policía no ha querido hacer declaraciones por el momento al contrario que la fiscalía, a la que no nos ha interesado escuchar por las horas que estaban a punto de dar.

Salustio Bigardo desde la terraza-lavadero de su casa, a dos manzanas de los hechos.

viernes, 3 de diciembre de 2010

ESCENAS A 5 PESETAS (9)

Para que el respetable público no se quede a medias en la resolución de esta vital obra dramática. No olviden asentir y aplaudir, no necesariamente por ese orden.

viernes, 26 de noviembre de 2010

TESOROS CULTOS OCULTOS.

¡EMOCIÓN, VIAJES EXÓTICOS Y VISITA A LA TIENDA DE RECUERDOS!

Nuestros redactores son de tendencias recogidas, llevando a cabo un esfuerzo por acercarles la información recién salida del cesto de los telegramas sin que apenas haya que apretarles los pernos de las cadenas. Es maravilloso, ¿no creen? Para el documental taquigrafiado que procedemos a ofrecerles en exclusivo plagio hemos tenido que coger de las solapas a uno de nuestros plumillas y mandarlo más allá de los muros. Eso sí, nos hemos asegurado su vuelta con la funesta amenaza de desordenarle los colores de cera. Malos modos, sí, pero hay que atar cortito.

Incluir aquí fanfarria grandilocuente de reportaje audiovisual para programar en sobremesas de párpados pesados. Si no se encuentra puede usted canturrearla o silbar la melodía de un anuncio de chicles, está usted en su casa.

-         El tiempo se encarga de ocultar nuestra huella. Lo que hoy es pieza fundamental o moneda de cambio mañana será basurilla y pasado mañana tesoro venerable. Ese pasado mañana ha llegado para cosas del antesdeayer y es conveniente buscarlas, pues de lo contrario a otro iluminado se le podría ocurrir y lograr salir en los papeles. Esto no se hace en privado, ¿qué sentido tendría profesor?
-         Tanto como trabajar de gratis.
-         Nos acompaña en esta vivencia el insigne Anselmo Pespuntillo, Catedralicio en Trastos Ancestrales por la Universidad Puenteficticia de Cucamonga. Salude con la manita.
-         Hola a todos los aventureros de salón que gozan con las aventuras del prójimo y que encima las ponen en duda.
-         ¿Un poco resabiado?
-         No, que digo las cosas sin pensar,orejas de solapa.
-         Tiene indicios de la existencia en estos parajes de un pergamino de valor incalculable.
-         No diría tanto, habría que estar una tarde entera calculadora en mano para ponerle precio, haciendo pausa para merendar y todo. Cuestión de vagancia.
-         Nos aproximamos al lugar. Esquivamos una alfombra de pelo de dormitorio en color borgoña y pegaditos al armario ropero de dos puertas y altillo atestado nos acercamos a la cama de matrimonio. ¿Hay peligro de dejarse una espinilla con el cabecero?
-         Veo más peligro en que usted se apoye sobre la colcha y le deje arruga. Como lo vea mi señora y se lo cuente a la sirvienta, ¡qué carácter tiene esa muchacha!
-         Muestre a cámara el equipo necesario para esta arriesgada incursión en los bajos de la cama. Lleva con usted un pañuelo para atárselo tapando la nariz y una cuerda de seguridad.
-         Durante la última búsqueda bajo la cama de mi hijo el mayor me despisté a la altura de la segunda pata y pasé unos horrendos días hasta ser rescatado por el cepillo de la sirvienta. A mí eso no me pasa más.
-         Yo no traje cuerda.
-         Tranquilo, con que sobreviva uno de los dos, preferiblemente yo, la historia será contada.

Nuestros valerosos hombres se arrastran, con el pecho sobre la solería entregada con la casa quince años atrás, sufriendo el frío material.

-         No me deje manchas de manos en el suelo, se lo ruego. No pierda comba, esta intersección es peliaguda, el año pasado extraviamos una alpargata de paño de la que nunca más se supo.
-         La oscuridad es total bajo el colchón profesor, ¿porqué no enciende la linterna?
-         Porque va a golpes.
-         ¿Cómo es eso?
-         Tengo que darle unas palmadas en el lomo así, ¿vé? Si a la segunda no enciende no hay manera y tengo que cambiar las pilas
-         ¿Y porqué no lo hace?
-         ¿Y afrontar la certeza de explorar este espacio insondable en la más absoluta negritud?
-         ¡Se lo pido yo, ya que no ha querido darme cuerda!
-         La que he escondido en el lavadero cuando usted entraba es para otra cosa...para cambiar el tendedero...esa no sirve. A ver si va.

No intente hacerlo en casa sin el mapa adecuado. Este es standard y está a la
venta por un precio tan ridículo que no nos atrevemos a transcribir.

Una débil luz enfoca la estancia de techos bajos de láminas ergonómicas. Entre ellas se desprende un ligero polvillo producido por el colchón.

-         No será esto peligroso para el tracto respiratorio.
-         Umhgh umgh gñ gñ
-         ¡Profesor profesor! ¿Se encuentra bien?
-         No sea pazguato, tenía el pañuelo sobre la boca. Decía que para el suyo sí.
-         ¡¿Qué es ese muro que nos impide el paso?!
-         ¿Lo va a gritar todo como si estuviera en plena cabalgata de reyes? En esa caja mi mujer guarda unas colchas compostelanas de la dinastía Pilarín, una suegra que apareció de improviso un día y se las regaló. Son horribles, indescriptibles.
-         ¿Pavorosas?
-         No, de tergal. No se atreve a tirarlas porque pudiere aparecer la susodicha. Y tampoco a ponerla. Vamos, el típico trasto que anda por casa y le sobrevive a uno.
-         Podemos encontrar en cualquier momento la caja que contiene esos pergaminos. ¿Será ese baúl de plástico de ahí?
-         No, en ese guardo mi colección de propagandas de clínicas dentales. Buscamos algo más antiguo.
-         Aquel arcón de allá.
-         Ni se le ocurra acercarse.
-         ¿Aquella sombra que ha cruzado al fondo?
-         ¡Quieto! Puede ser la sirvienta.
-         ¿Y aquella profesor?
-         ¿Va a preguntarlo todo? ¿Va a señalar cada caja y preguntar por ella? ¿Cree que por señalar esta será la caja...?
-         ¿Es esa entonces?
-         Ehm...no, estaba detrás.

El profesor no puede esperar a salir de la catacumba para inspeccionar el hallazgo. Despliega con cuidado y muestra orgulloso un papel agrietado.

-         Creí que había perdido este ejemplar de la revista DDT del cincuenta y siete cuando me deshice de mis viejos TioVivos. Mire, es el que trae el montaje fotográfico del Soneto de Lope de Vega y la crítica de la película “Tribulaciones de un chino en china”.
-         ¿Buscábamos esto entonces?
-         ¿Defraudado? ¿Qué quería encontrar bajo mi cama, las tablas de la ley pasadas a limpio? No sea cernícalo.
-         Profesor...
-         ¿Qué quiere preguntarme con esa cara de acelga escalfada?
-         Eso que se mueve...ahí.
-         ¡Madre del perpetuo espanto! ¡La alpargata de paño perdida se ha vuelto salvaje!
-         ¿Cree que puede reconocerlo y detener sus instintos sanguinolientos?
-         ¿Porqué no la espera usted y lo comprueba?
-         A mí no me conoce.
-         Por eso mismo.

La transmisión se interrumpe entre sonoros alpargatazos, presumiblemente sobre una superficie extensa de carne redondeada paralela a otra similar.

-         Madre mía, ¡las vueltas que dan ustedes para no decir culo!

Usted no sale más en nuestro reportajes.

-         Estupendo que me parece.

Sótano 71 en colaboración con Bedroom Geographic.
 

sábado, 20 de noviembre de 2010

SÓTANO 71 EXPRESS.


ERROR DE IDENTIDAD SÚBITO ALARMA INSTITUTO.

Hecho noticiable provisto por Almanaques Conmemorativos Vicente. Especialidad en mujeres ligeras de ropa y monos leyendo el periódico.

En cuanto la ciudadanía se repone del último susto u tropezón político del estilo “todos ustedes no entendieron algo que yo expliqué perfectamente” hay un nuevo hecho que nos hace preguntarnos “¿de verdad se pueden sacar 36 cacitos de esta esquelética caja de polvos para lavar?” Un profesor de Metafísica aplicada a la Pretecnología ( anterior “manualidades” ) del instituto Servando Aprendo de la capital ha pasado unas horas de indudable confusión personal.

Ante la observación de un collage en base rectangular con variaciones en el espectro cromático ( vulgarmente conocida como “recorto papeles de colores y los pego en cartulina” ) de un alumno, el educador sintió una fuerte presión en su yo de él, creyéndose por unos instantes Catalina la Grande. A bordo de una papelera recorrió los pasillos de la institución educativa intentando anexionarse la clase de párvulos. Tras eso, y por orden de aparición, creyó ser Ignacio I de Andorra, Pío Vigésimonono, Sissí emperatriz, un fraile capuchino sin nata y con chocolate, Pepe Gotera sin Otilio, la plusmarquista prusiana Ivana Nosaltaninada, el diestro Curro Burladero, Steven Seagal y otras personalidades de relevancia.

Recuperado del apretón de personalidades, ha sido requerido por el APA del colegio para la representación de navidad, declinando el afectado la invitación al afirmar “no se si podría meterme yo en el papel de rey mago”. El alumno responsable de la manualidad tiene dos días libres con todos los gastos pagados y se interroga a la barra de pegamento, con antecedentes penales por intoxicación de Notarios con eróticos resultados en Reino Unido.

viernes, 12 de noviembre de 2010

PRIMATES MONETARIOS.

CON LA COLABORACIÓN DE LOS CORREDORES DE BOLSA QUE MÁS TIEMPO LOGRAN HUIR.

Esta es una de esas ocasiones en las que nos tendrían que abrazar fuerte, musitar reconfortantes alabanzas en la orilla del lobulillo e introducirnos un par de euros y un fuet en el bolsillo de la chaqueta. Cuando nos haga caso e invierta sus ridículas ganancias en este seguro sector recordará con una sonrisa en la boca cuando se conformaba con desayunar corchocrispies genéricos mientras toma batido de langosta en su maison de la Costa Añil. Coja pintura y pared para apuntar y no pierda detalle.

El Ministerio de Economía y Disgustos de Sempiternia emite este próximo lunes, a eso de la hora de las aceitunas, un paquete grande atado con esparto de su bien más preciado, pensado para la adquisición de desaprensivos, deseosos de emociones fuertes y demás aburridos con cualquier capacidad monetaria. La emisión de Monos del Tesoro de Sempiternia se presenta en esta temporada primavera-otruño con primates muy arregladitos, con chaquetas de tweed cruzadas, rebequitas de punto y sombreros de marinero con rizos rubios incluidos según edad y género sensual del Mono que desee. ¿Pero por qué debo comprar lo que ustedes dicen? Seguro que no le discute tanto a la tele a la hora de comprar quitamugres de vajilla, amigo impertinente. Pero atienda, seguro que le convencemos de las bonanzas del producto.



  • Los Monos del Estado pueden adquirirse desde un mínimo de veintitrés céntimos de euro hasta los cuatro mil libras cromañonas. Por ese precio puede disponer de Monos Adultos capaces de pedalear en monociclo, tejer calceta, fumar en puro o todo lo anterior a un tiempo. Por tanto están pensados para todos los bolsillos, carteras, calcetines o bajos de colchón donde usted atesore billetes arrugados en espera de tiempos malísimos que han de venir según el presidente de su escalera.
  • Los Monos del Estado son reembolsables hasta un cinco por ciento mensual. Según el cálculo de la Agencia de Pocos Valores Pachanga and Fuls puede llegar a cobrar hasta, atienda, cuarenta centavos por entrada para que sus vecinos chinchen de rabia en el salón de su casa. Descontando manutención, paseos obligatorios y otras rabietas de su primate podría dejarle unas ganancias netas de dos con tres centésimas de dólar cada cuatro lustros. Lo que lo perfila como el producto de inversión más ridículo de la historia. Y eso es mucho decir, como para agitar las manos y bizquear, no me diga que no.
  • En caso de penuria, sequía de dividendos, malas rachas o tropezar y apostar al número que no quería en la ruleta del casino de guardia puede entregar su mono, acompañado del certificado de autenticidad, el envoltorio original y un código de barras de Sopicaldos Rascayú, en el Monte Sin Piedad y Caja de Descalabros más cercana. Estos establecimientos cuentan con Drive-in en los que no tendrá que bajarse de su auto para depositar al monkey.
  • Entre otras ventajas estatales se encuentran: no ser nombrado como sacrificio voluntario ante ninguna deidad maligna existente o por inventar. Poder gritar, en cualquier ocasión, al Presidente del Desgobierno que usted ya ha hecho su parte para levantar y apuntalar la patria. Gozar de descuentos en perfumerías, ungüenterías y otros despachos de formulas magistrales durante el periodo de adquisición. Contará igualmente con guardería gratuita para su monete cuando pongan en los cines una película muy buena que quiera ver con su pareja, amante,quiosquero o suegra de reemplazo. Esto no va a pasar, pero es una posibilidad reflejada en el párrafo cincuenta y catorce mil y algo, búsquelo por las últimas páginas de su contrato de adquisición.
Esto no son si no un ramillete de ventajas, quizás las más evidentes, de adquirir sus Monos del Estado. Para grandes inversores, piratas bucaneros, sisadores y mangantes ( se ha equivocado quería decir magnates, sé lo que he dicho caballero, usted perdone, disculpado ) Sempiternia pondrá a la venta un día de estos una emisión especial de Gorilas Con Obligaciones a Largo Plazo. Puede interesarse por ellos, hacerles cucamonas o arrojarles manises ( veáse calcahuetes ) en cualquier Embajada de Sempiternia, gasolineras de la red Pringue Petroleum o llamando al teléfono.

Esta oferta de Adquisición Impúdica no necesita ser depositada en la Oficina Nacional de Moneda y Timbre. Puede preguntar a cualquiera de nuestros agentes que le afirmara sin sonrojo “de ahí se saca dinero fijo”. Podrá encontrarlos a su disposición en almacenes portuarios taciturnos, barrios de dudosa catadura moral o pulsando su timbre con sonrisa franca.

domingo, 7 de noviembre de 2010

ESCENAS A 5 PESETAS (8)

Teatro de declamaciones, miradas perdidas, grandes afrentas y diferencias irreconciliables. ¿Quién dijo que la prensa del corazón y la taquicardia es nueva? Pasen, tomen asiento y no masquen pipas.

sábado, 30 de octubre de 2010

DESPUÉS DE SEIS AÑOS ( Y SEÍS DÍAS )

¡ESTO NO ES UNA CONDENA, ES UN REGALO! (subtitular escrito amenazado por un alfanje arabesco).

Amigos, amigas, amigdalas, heme aquí por segunda vez correlativa a las teclas del invento. Han pasado, efectivamente, dos trienios y casi una semana desde nuestra inauguración. ¿La elección de la fecha a celebrar es por destacar, romper con la norma, no ser exactos? Buscar un pulgón que se introdujo en la redacción nos llevó dos días, amaestrarlo otros tantos y ver que no salíamos de pobres con ello una mañana de espectáculo bochornoso. Por estos asuntos y otros menos triviales y jocosos hemos retrasado el alquiler del salón de fiestas una semana. Al final, por desgracia, los coros tiroleses, el sintetizador y la soda andan a la altura de las Antillas Polonesas y quizás nunca los lleguemos a encontrar. Por ello, en última instancia y haciendo uso de ese montador de videos que descubrimos una mañana de limpieza y que el encargado de dirección artística desearía haber enterrado entre trastos de nuevo, les traemos fantástico docudrama basado en el día a día de nuestra redacción. No quiero extenderme más y creo conveniente que lo vean.

Sin embargo, antes de parar esta alocución iluminada, querría agradecer en estricto orden de título aristocrático a todos los visitantes, comentaristas o no, que alguna vez llegaron a esta casa. También a usted, amigo colegial, que busca la solución para los deberes de física preguntando por la división del átomo. También a usted, señora aspirante a escritora criminalística, que se empeña en hallar en estas páginas el ladrón más famoso de todos los tiempos. Por supuesto un gran y cordial apretón de antebrazos a todos aquellos que gustan de declarar sus filias y sus fobias en esta página, incansables opinadores que llenan de alborozo los raquíticos corazones de estos plumillas. Habituales, esporádicos, huidizos o espantados, gracias por pasar y limpiarse los pies en la alfombra. No les entretengo más. Disfruten.

Una última cosa. Los más habituales, si los hubiere, preguntarán por la tradición de entregar un regalo en estas fechas, ocasiones estas que han alegrado las pajaritas de más de dos visitantes debido a los fastuosos obsequios que esta casa ha ido proporcionando. Este año les regalamos nuestra amistad. ¿No se quejarán? Veo que sí...condenados materialistas...Rápido, plan B.

Rebobinar. Stop. Play.

...debido a los fastuosos obsequios que esta casa ha ido proporcionando. Este año, comprendan ustedes, son tiempos difíciles. Observen las ojeras y esas lágrimas a flor de párpado de nuestros redactores. Ellos desean ver a sus esposas pero anteponen su deber y les informan cada semana...casi cada semana...salvo cuando colocamos una de esas cosas en serie que parecen prefabricadas, que se notan que no son frescas...¿No puede usted dar más pena Minglanilla? Rápido, plan 9.

Stop. Sacar cinta magnetoafónica. Introducir cinta marcada con “Plan 9”. Play.

Fantástica fiesta esta a la que han asistido, con cientos de regalos, vedettes, jacarandosos cómicos y serpentinas al peso. Nos informan que en ciertas partes de Oklahoma y en algunos hogares de Sempiternia y Asprusia se ha cortado la conexión en esos instantes. Si es su caso tranquilo, el año venidero por estas fechas repetiremos íntegro este espectáculo digno de Brockway. Aprovecho la fanfarria orquestada, xilófono incluido, para decirles adiós con la manita . Hasta siempre y no se olviden de escribir, lo que sea, que el mundo está pocho y necesita de alegrías.

¿Qué pone aquí? Cierto. Introducir el maldito documental y pulsar play. Colocar después cinta aislante en el citado botón. Pues nada, espero que tengan cinco minutos que no vayan a usar.



Fue una performance, happening, catástrofe o llámelo “x” dirigido, también es un decir, por Mr. Incógnito y la caterva de juntaletras de guardia. Dirijan sus quejas y demandas por los cauces secos habituales. Sótano 71 1969. Algún día nos pondremos en hora. O no.

domingo, 24 de octubre de 2010

TIEMPO PARA UNOS COMERCIALES.


Semana de Impass, que queda mucho más elegante que admitir que escurrimos el bulto. Vamos, como llamar año sabático a un periodo de vagancia. Si salen las cuentas, y deben salir pues están bastante emborronadas, esta semana que entra a partir de ya mismo se cumplen seis años de esta santa casa y algunos menos del chalet adosado, Patente Pendiente. A tal fin estamos preparando material que esperamos sea de su interés sin que por ello nos cueste una córnea, coste que habrá que ver una vez acabado.

¿Llegaremos a tiempo dadas nuestras obligaciones en dimensiones paralelas? Se verá. ¿Cumplirá las expectativas? Esperamos que rebajándolas de antemano la decepción sea más bajita y se peine aún a raya.

Queden ustedes saludados en estricto orden alfabético.

Última edición: Pues las cuentas anteriormente mencionadas, pese a estar muy trabajadas, estabas equivocadas de pleno. Esta casa cumplió años el día 24 del presente, detalle que nos alegra, puestos a no cumplir a la cita hagámoslo a sabiendas. Esto quiere decir que el detalle de aniversario, por mucho que se retrase, ya estará retrasado de por sí. Piensen en esos aniversarios que no se celebran porque ambos tortolos trabajan y tendrán una somera idea.
En definitiva, tendrán noticias nuestras, no se despeguen del monitor ni para hacer sus cosas.

Mister Incógnito dijo "esta boca es mía".

miércoles, 13 de octubre de 2010

SÓTANO 71 EXPRESS.


¿Cómo explicarles podríamos
sin ser tildados de farsantes
que estas líneas las habíamos
escrito año y pico antes?
El rapsoda de guardia.

TIRÓN DE OREJAS AL FUNCIONARIADO.


Noticias Gaseosas Herederos de Medianía.

El ministro de Asuntos Interiores Que Dan al Patio anda ligeramente enfadado con el personal de su entorno. Según las declaraciones exclusivas arrojadas al cubo de la basura por un señor mayor que cuadra números en el ministerio, los oficinistas estarían tecleando muy rápido con todos los dedos y haciendo bien las sumas, incluso esas de llevarse un número. Además estarían colocando los papeles rosas con los de su mismo color y están ausentándose para tomar café lo mínimo. Esto ha hecho enfurecer tanto al ministro que se ha visto obligado a organizar una rueda de prensa en viernes por la tarde. El asunto parece grave a todas luces.

“No se puede trabajar tanto, ¿cómo le digo yo a los votantes que la culpa de que las cosas vayan lentas las tienen sus convecinos trabajadores de ministerios? Me están haciendo quedar mal, seguramente porque no les concedí la subida de dos céntimos solicitada tres quinquenios atrás”. En un intento de dulcificar el panorama, el ministro interpretó una sentida tonadilla, relacionada con el asunto, ayudado por las palmas del Consejero de Hacienda y el Juez de Primera Distancia a la guitarra.

Por sus respectivas partes el funcionariado, en boca de uno de sus compañeros, uno con bigote que le atiende a usted en ventanilla, resopla, mira al techo y le dice que no sabe dónde anda la ventanilla de registros tras llevar viviendo tras el mismo mostrador catorce años, afirma “Eso le pasa por listo. Le pedimos al Ministro piruletas gratis los martes y jueves y quiso arreglarlo todo con sugus de piña a primeros de mes. Si ahora trabajamos de más y él no da abasto firmando permisos y demás zarandajas, que le peinen con un jeep”. Cierta sección sindical de los funcionarios afirma no sentirse reflejada en el comunicado “Nosotros preferiríamos que le hicieran la permanente con una jauría de lagartijas hambrientas”. Para gustos los colores.

martes, 5 de octubre de 2010

¡PENURIAS, QUÉ HERMOSA ERES!

DÉJESE DE RODEOS Y DESPILFARRE SUS CUARTOS EN LAS PEDANÍAS QUE AMABLEMENTE LE RECOMENDAMOS.

Un itinerario filosófico-histérico-introspectivo a dos chanclazos por minuto tipografiado según el método Kühnel Porta (circa 1958) en papel cebolla por nuestro trotamundos con camisa de franela Bernabé Pandemolde.

Este memorable verano que nos ha acompañado, en el que quizás ha descubierto Vd. el amor, un balneario acogedor, el autogiro u otros inventos decimonónicos merece ser rematado con un agradable y enriquecedor ( en el sentido hostelero de la palabra ) viaje a uno de los destinos turísticos más desconocidos incluso por los habitantes perennes de esa maravillosa tierra de Penurias, cuna de la sandunga descalza, los torreznos rebozados y las friegas enérgicas con safulman, tan típicas de estas sierras dentadas. ¿Cómo llego allí? Pregunta usted ya, ansioso y sin atinar a abrir la portezuela de su vehículo motorizado a dos tiempos. Apunte, pater familias, y amase con fruición a su parentela en dos metros cúbicos:

Apuntando con su sextante a la dirección de virgus indomitus, gire sobre su propio pie izquierdo cual tango desacompasado. Ayudándose de su pulgar derecho convenientemente remojado de saliva, bien propia bien prestada, apunte la dirección de los vientos alisiados y proceda a encarrilar, sin atender a protestas, el primer camino vecinal, carril de cabras o barranco proceloso a medio asfaltar que se cruce en la perpendicular de los primeros efluvios cósmicos del encolerizado Marte.

Párese y pregunte por el pueblo.

Sigas las amables indicaciones sin conceder pábulo a esas sonrisas mal escondidas de los parroquianos.

De quince pasos con su vehículo a cuestas, si fuera menester, desde la encina que encontrará a mano derecha.

Cuando observe la moderna autopista de catorce carriles por la que podría haber venido casi suelto de manos habrá llegado a su destino.

Un poco de historia. Cuando monté el primer estanco automático en la Sierra de Grados, me tildaron de reformista furibundo...Claro, quizás les interese más la historia de la villa. Penurias, fundadas por un cuñado de un cartaginés en el 234 antes de la Cresta ( riquísima hamburguesa salpimentada, especiada y bailonga ) fue sitio de obligado paso de las caravanas porteadoras de ricos paños de seda, cuberterías inoxidables y mecheros recargables de las caravanas de tenderos ya bien entrado el siglo diez y medio. Tras ser atalaya defensiva, en lo militar y lo ideológico, en las Decimononas Batallas Fingidas contra el Infiel, en el que se puso en su sitio a todo cónyuge que hubiese desatendido sus deberes maritales llegó el pueblo el invento de la silla de esparto, la fresquita, el despelleje al prójimo y eso, quizás, retrasó la gran perspectiva de progreso de la pedanía.

Ello ha logrado conservar ese encanto de pueblo clásico, visible a cada esquina: primorosas doncellas recatadas, tradiciones seculares y el último batallón de Alabarderos de Philippo Astifino, que aún vela por la seguridad de esas tierras, esperando que algún monarca se acuerde de ellos y les conceda al fin la venia para retirarse a sus acuartelamientos para terminar un servicio militar que, en su opinión, “se ha ido un poquito de las manos”. Este trotamundos con tarjeta descuento deja el núcleo rural y encaminando su pasos hacia un escarpado sendero, ribeteado de graciosas teas y remates en punta, enfila hacia la Fortaleza de Periclo Grumosso, ViceArchiduque de la Pularda. Es una visita obligada por lo curioso de su construcción Terrorífico-tardía y por los aperos de labranza que portan, entre gritos, los habitantes de la comarca, empeñados en que se conozca ese rincón de su geografía sobre todo en noches en el que la bruma se arremolina en torno a la luna, confiriéndole un aspecto sanguineo.

Romántico, ma non trapo, pasear por sus galerías, sus almenas y sus catatarumbas reviste la visita de este ámbito cultural del que todos nos gusta vanagloriarnos cuando comentamos con familiares, vecinos, desconocidos y autoridades nuestro retiro espiritual a base de diapositivas y grabados al agua fuerte. Una fantástica performance llevada a cabo por el grupo dramático-musical pernoctador de la fortaleza hace al espectador sentirse imbuido en el tiempo de dirigentes crápulas, el feudalismo forzado y el miedo al anunciado canco, ¡tiempos tan alejados a los reflejados hoy en día! Fantástica noche la que pasamos sin conceder un segundo al descanso. Viajar es para ver y vivir, dormir sólo es perder el tiempo.

Con los párpados por las rodillas, una sonrisa un tanto bobalicona y, eso he de admitirlo, cierta picazón en la base del pescuezo causada quizás por un tábano con capa y polainas, me marcho satisfecho de este rincón, viva imagen de nuestra idiosincrasia de pueblo acogedor, hospitalario y movido por el cariño y el diálogo. No olviden adquirir en la estación de servicio Ceferino y Cristino ( de la cadena ligeramente contaminante Aceites Albión ) sus famosas tortas de serrín, que tantas alegrías ha dado a los bolsillos de dentistas y estomatólogos dentro y fuera de sus fronteras.

Veredicto: ¡Si ser extremadamente bello incluso en tormentosas noches pobladas de alados mamíferos y aullidos vespertinos es delito, este pueblo es culpable!

No olvide: Ir provisto de ajos, regalo muy apreciado entre los pobladores aunque mal visto por lo jerifaltes. ¡La nobleza y sus manías!
Del diario de Bernabé Pandemolde.

domingo, 26 de septiembre de 2010

ESCENAS A 5 PESETAS (7)

Ni la lluvia, ni el pedrisco ni el hecho de tener nuestro ordenador central en busca y captura nos impiden ofrecer una velada más de sesuda pamplinopla teatral. Todo sea por no dejarlos a ustedes sin su ración semanal de absurdo recetada por el médico.

viernes, 17 de septiembre de 2010

LE CLUB CINEMATOGRAPHIQUE.

GRANDES TÍTULOS CONSAGRADOS DE LA CINEMATOGRAFÍA CULTA.

VOULEZ-VOUS DANSER AVEC MOI?
¿Quieres que bailemos un vals?
José Trévelez –Cantautor muy protestado.

Emisión 3.057.

-Bienvenidos amantes de aviesos celuloides capaces de hacer aflorar emociones a un paragüero de latón. Al compás de los sones desacompasados del maestro Ferretero nos introducimos una noche más en este ambigú realmente ambiguo, pues a los ojos desentrenados puede parecer un almacén repleto de cajas de pepa-solas hasta el techo pero usted y yo sabemos que este rincón es el templo dado de la cinematografía. Saludamos a nuestros contertulios, en primer lugar Matías Unseñor, reputado director y sabihondo de guardia.
-Eso me recuerda en 1969, en aquel rodaje al que no asistí...
-Y por otro lado al dramático dramaturgo Bernabé Orejas, bienvenido una noche más.
-Me veo obligado a discrepar.
-Nos ocupa esta noche un clásico del terror del pasado quinquenio, un género en ocasiones mal entendido, denigrado por unos y descompipensado por otros. ¿Qué podemos decir del título a priori?
-A priori es un pésimo actor y él mismo es consciente.
-Consciente de sus limitaciones, por ello no nos engaña. Un saludo a priori.
-Estupendo, si no fuera por esta infusión de güisky me preocuparía no entenderles. “Soñando Soñando, triunfé masacrando”, ajustada translación del original inglés “Ice Slasher”, aunque quizás alejado de la lírica asertiva de su denominación francófona “Les Grandes Asessines Au Patins oui glassés!”
-Eso me recuerda una anécdota que no recuerdo.
-Francia, tan acertada incluso en lo que desconocemos.

-Contemplemos esta opus magna de los fotogramas, cuando eran recolectados uno a uno del árbol, ¡no como ahora, tanto artificio, hueco de sentimiento e hinchado de luz y color!
-¡Cuán lejos del invento de los hermanos Lumbreras, que vieron la cinematographie como una disciplina artistítrica y no como una atracción de barraca de feria!
-¡¡Oh campos de soledad, mustios collados!
-No se me pongan estupendos y repasemos sin entrar en más dilataciones las escenas clave, puesto que sospecho los espectadores no iniciados puedan perderse entre la cantidad de paradojas visuales y argumentísticas del título. Magdaleno, pulsa el play cuando quieras y no le retires el trozo de cinta aislante.
-Ya en los títulos de crédito se nota la larguísima mano de la escuela polinesia, observad los collages. Si os fijáis bien, en el segundo treinta y siete el cabello que aparece temblando en la esquina inferior superior derecha es del montador Marcial Justiné, lástima que no recuerde su nombre para mentarlo en directo.
-Gran contraste entre el silencio aparente y el sonido sobreimpresionado de las bielas de la máquina de montaje. Todo un hallazgo.
-Sin querer perdernos en las bondades técnicas, es interesante desgranar la simbiosis u resumen de la historia. Jean Francois Voo de Reis es un patinador frustrado que sufre un terrible accidente a la salida de un supermercado.
-No olvidar que la sutil anécdota argumental sirve para observar con espíritu de entomólogo el diario quehacer de la sociedad de consumo...
-Jan dixit.
-Decidido entonces ante ese revés del destino a encauzar su vida al noble arte del patinaje, obviando el hecho de parecer más el trapo de un afilador que un ser humano.
-Maravillosa coreografía de muslos al aire en este segmento.
-¡¿Cómo olvidar puedo aquellas escapadas finiseculares en la Dophine-Liberé!?
-Atenazado por las malas artes de las gimnastas, imbuidas de un terrible concatenación de lides en pos de un triunfo mal merecido, empujan a un inocente alma descarnada al ansia por la destrucción carnal del prójimo, aquel que sabiamente Maurice Crochet denominó “le enfant terrible, le petit fille du mademoiselle non recaté”.
-Como diría después en su adaptación musicovocal la guapísima Rodolfo Cantera, “tú, que fuiste tú aunque yo ya no te conocía”.
-Magnífica canción y mejor persona.
-Recogida eso sí en la edición en cartoné rústica de “Ice Slasher, una visión transversal del espíritu humano. Con letra grande y soluciones al final” del lapón Iubashi Troblerone, como una de las pruebas de la incrustación del filme en la catársis cultural posterior.
-¿Alguien me presta una cita culta un instante?
-¿Le interesa esta?, del gran Armchair Du Franele, “hipocresía sí, las narices”.


Distendido momento en plató del programa durante el cual se aprovechó
para proceder al cambio de bujías y revisión del aceite de la cámara tres.

-No queremos destripar el final del título, aunque si aún no lo ha visto no merece usted llamarse erudito, iniciado, entendido, cinematograficofilo ni Ramón. Sin observar el monólogo interior al patio de luces del protagonista con ese bizqueo tras la máscara...
-Considero aún más importante el diálogo con la mesita de noche, impersonando el eterno conflicto con la némesis, el peligro adjunto y desconocido autorevelado en genial muestra de oda a la profesión.
-Y la caja del dvd, de poliespirenaico extendido, dura durísima.
-Aquí vemos el final, dramático, de ópera en dos tiempos, los claroscuros expresionistas deudores de la escuela de Baviera.
-Pero no vamos a contarlo.
-No diremos que al final la justicia prevalece, las ansias se colman y el circo Ring-Ring hace su aparición en un fantástico cierre onírico.
-Me comentan de control que al parecer tenemos un problema en los reproductores y hemos estado viendo la programación vespertina de la cadena chafardera TrolaBrinco.
-Heredera de le Grand Guignol.
-¿Un copazo de Marie Brizard?
-Hace. Hasta aquí su ración de cultismo diario. Recuerde ingerir un buen vaso de agua para bajar el tapón y le esperamos en una próxima cita en este rincón entre amigos. ¿Unas últimas palabras?
-Que alguien le diga a mi mujer que ya voy subiendo.
-Me veo obligado a discrepar.
-Buenas gracias, muchas noches.

Bassement Seventy-one Cultural Magazine.

viernes, 10 de septiembre de 2010

FERMOSA PUBLICITÁ

La prestigiosa casa de venta de trastos por hilo inalámbrico todotimo.net nos ha alquilado de manera eventual una parcela de esta santa casa para airear sus mochos y darles salida. Hagan ustedes como que se sienten interesados y pinchen para observar con lupa esta maravillosa oferta. Después, si son tan amables, usen los enlaces aunque funcionen menos que un reloj pintado con rotulador en un ladrillo. Ellos no entienden mucho del funcionamiento de internete y con eso contribuirán a la higiene sentimental, aunque no monetaria, de estos primorosos vendemotos.

viernes, 3 de septiembre de 2010

¡CIUDADANOS, LA REVUELTA SOCIAL OS RECLAMA!

SE ESPERA UNA GRAN MOVILIZACIÓN POR LOS DERECHOS DEL PROLETARIADO DE AQUÍ A NADA.

¡A las barracudas! – Carmen Rosseau. Cupletista.

La Macramé-economía toda se resiente en sus cimientos, se estremecen sus sótanos repletos de ideas fallidas, esguinces de timón y cubos de pintura a medias. ¡La gente, el pueblo llano ya no aguanta más señores! En un ejemplo más de nuestra bipolaridad ideológica que nos lleva de un lado a otro del espectro político según hayamos dormido, damos debida cuenta de las manifestaciones desaforadas que están teniendo lugar, quizás en estos instantes, en cualquier rincón de nuestra geografía patria...si quita usted la parte de arriba que es de otros, la de la izquierda según viene usted cayendo que tampoco y un cachito de abajo, que estamos en plena discusión.

El Sindicuatro muy minoritario Unión General de Penalidades convocó ayer a últimas horas, cuando usted esta casi fisgoneando la nevera para ver que le ha dejado para llevarse a la boca el maléfico sistema, una movilización espontánea en toda regla, con pancarta, motivos, silbatos y todos sus permisos y requesitos en regla. Sin embargo, la ceguera de este pueblo nuestro, la bajada de brazos ante el ogro explotador y quizás la coincidencia con la inauguración de las fiestas patronales de la ciudad sede de las movilizaciones han dado al traste con los planes subversivos. La amplia representación del sindicato, con su Secretario en Infusiones a la cabeza y otro señor que no se quita la chaqueta con coderas ni para el desayuno, lo ha tenido usted que ver en las noticias hombre, uno con un jersey de cuello vuelto en azul...a esta cúpula se unió en el último momento Marx Futierrez, afiliado al Parque de Atracciones de Villajabonosa y articulista del semanario Maceteros y Parterres.

La indolencia de la sociedad toda y la falta de apoyo por parte de la delegación del Desgobierno, arrimando candela en esos momentos a los fuegos artificiosos para obnubilar al pueblo quemando billetes sobre sus cabezas, han sido las posibles causas esgrimidas por estos tres luchadores para explicar el discreto dato de asistencia. Para el señor que ya le comentamos, ese que siempre acarrea botellines de agua en los congresos y lleva gafas de pasta negra “Hemos conseguido nuestros objetivos. Hemos logrado expresar nuestras ideas con contundencia y una señora con permanente nos ha preguntado por la calle y casi la hemos convencido. Imagine, la tercera edad es la más complicada de arrimar a la causa”. Bajo un esclarecedor lema “¡Queremos algo, no sabemos cuando!” la comitiva discurrió por calles céntricas hasta encontrarse con un camión de reparto, en opinión de algunos perteneciente a una multinacional y enviado para boicotear el acto. Se leyó un manifiesto frente a los balcones del Ministerio de Asustos Sociales ante al vil alborozo de los allí reunidos en torno a pantagruélicos canapés biplazas con extra de alioli. Se entregaron entre seis y siete octavillas, son datos aún por confirmar, y la manifestación, con la misma fuerza, subió por la calle Comendador Cañamones de la capital hasta disolverse frente a la sede social del Sindicato, la Taberna Machaquito. Allí, rodeados de simpatizantes, acólitos, parroquianos y cerilleros se entonaron sentidos himnos hasta altas horas de la noche, tras lo cual cada uno volvió a casa a verse en la edición de las nueve del Telepartidiario.


El secretario General del Sindicuatro en una reciente aparición televisiva
aporta su visión de la realidad empresarial.


No es más que un esperanzador comienzo en pos de conseguir un reparto equitativo de oportunidades y derrocar el insidioso, feo, estulto y malinchista sistema capitalista. Nos despedimos recordándoles que este medio mañana puede ser lisonjero, anárquico, materialista, ecologista, correveydiles y cualquier otra tendencia política a la que podamos sacar punta. ¡Salud y aspirinas!

Marcial De Pana, afiliado al partido Columnista desde esta tarde a las seis.

domingo, 29 de agosto de 2010

SÓTANO 71 EXPRESS.


HALLADO AL FIN EL SANTO GRIAL.

Patrocina Excursiones Para Buscar Tesoros Pilinguez. ¡Hágase rico ya! Con Pilinguez

El aguerrido aventurero ocasional y catador de sellos postales a jornada partida Aurelio Chuparranas ha entrado por la puerta giratoria de la historia al encontrar, el solito y en el transcurso de una visita a unos familiares suyos que son muy de preparar café y sacar galletas a las visitas y por eso se pasa por allí día sí, dia también....¿de qué hablábamos?...calle sí, que este señor ha encontrado el grial ese.

“En un descampado muy céntrico y tras un melón de piel de sapo” afirma con rubor el descubridor. Lo del Santo Grial ha parecido bien a todo el mundo. Los expertos han afirmado “pues ya era hora de que lo encontraran, bien que lo habían guardado” mientras los quiosqueros patrios temen que a las editoriales les de por sacar la colección “Monte el Santo Grial en setenta y una entregas, con la primera dos piezas y la peana dos con noventa y cinco ebros”...yo estaba contando algo, ¿verdad? ¡Ah sí!, el dato extraño para los sesudos expertos ha sido lo del melón. Las autoridades papales del Santo Vaticinio están interrogando a la dulce fruta hasta que les convenza su coartada.

El descubridor afirma: “mañana la llevaré a objetos perdidos. A mi eso no me cabe en casa y es pequeño para tomarme los cereales de la mañana”. Un gran gesto que seguro le hará perder una fortuna, con la que podría, por ejemplo, organizar una partida de búsqueda para encontrar algún tesoro, como el Santo Grial...es un decir...¿quiénes son ustedes?¡largo de mi cocina!.

sábado, 14 de agosto de 2010

CENTRO DE AYUDA AL NEÓFITO.

RESUELVA AQUÍ SUS DUDAS MÁGICAS POR 0,93 € MINUTO.

El hermetismo de las artes del abracadabra propicia la falta de información a todos aquellos que quieran iniciarse en el mágico mundo de blandir la varita y hacer realidad fermosos encantamientos entre chisporroteos cegadores. Preguntar a su vecino si para levantar un muro de fuego elemental debe usted flexionar el meñique sólo le deparará la visita de dos fornidos muchachos portando una camisa blanca con largas mangas. Con estos sencillos consejos se ahorrará usted volver a pagar la entrada para empaparse por tercera vez de los encantamientos de la vigésimonona entrega de Tarry Botes y otros aprendices del celuloide.

La pregunta que se plantea de manera más frecuente tras haber desempaquetado el pack oficial de hechicero es: ¿cómo activo mi varita? Dejando a un lado sonrojantes paralelismos sensuales, ya todos tenemos una edad o dos, apunte en el grimorio lo que debe hacer: Con la varita bien sujeta de manera transversal a la línea del horizonte y con cuidado de no apuntarse a los pies, retire la tapadera del compartimento de pilas. Inserte tres pilas de botón triple seco. Tras ello extraiga del libro de conjuros la tarjeta Pin y apúnte en el tronco de un olmo seco derribado por un rayo el número allí escrito. En realidad esto es para darle un cariz místico, con que se lo apunte en un post-it y no lo pierda va usted bien. Inserte la tarjeta en la varita, coloque de nuevo la tapa y agítela de la siguiente manera: Izquierda, derecha, izquierda, derecha, arriba, abajo, arriba, abajo, botón start. Tenga cuidado en no equivocarse, podría encontrarse de golpe y porrazo con vidas infinitas y, creanos, es un gasto y un quebradero de cabeza. Si todo ha ido bien la pitonisa al otro lado de la línea activará su cuenta personal

Durante los primeros días tendrá derecho a un combate inócuo con otro aspirante en mitad de un páramo y mensajes gratis a varitas de su mismo elemento. Tenga cuidado transcurrido este tiempo, no le van a avisar y los mensajes después salen por un pico. Además le pueden cambiar de golpe el aspirante y usted no sería el primero en pasar el fin de semana convertido en un lémur, intentando explicarselo a su pareja mediante mímica.

Serénese y no pretenda salir a primeras de cambio, varita en ristre, a hacer el bien o el mal, según alineación. Siga rebuscando en el baúl que el chico de repartos mágicos le habrá traído. ¿Ha encontrado la capa? Bien, haga el favor de leer la etiqueta. No, lo de no lavar con agua fría no, eso se sobreentiende a no ser que quiera acabar con una pañoleta al cuello. Memorice la advertencia: “Ir equipado con capa no implica la posibilidad de volar. Para transportes de largo recorrido con Trenfe ya habría llegado”. Si lee el libro de hechizos y contratos encontrará allí reflejado la ausencia de responsabilidad por parte de Magofone si usted se pega la del siglo intentando impresionar a su amiguita. Igualmente echan balones fuera si por cualquier cosa se coloca la capa al revés y pasa el apuro de parecer un tuno de resaca.


¿Vendiendo espacio informativo con fines meramente lucrativos? Nos ofende.


El gorro acabado en punta es opcional. En el pack se adjunta una serie de calcamonías de estrellas en tonos plateados que, sinceramente, pasaron de moda en épocas de Morlín pero Magofone las tiene que quitar de encima. Tiene cierta utilidad para guardar el ticket del parking y otros trastos, pero una mochila le sirve para lo mismo y no parecerá usted un nazareno con recorte de presupuesto. De igual manera le aconsejamos reservar la barba postiza para alguna despedida de soltero o un fin de año pachanguero.

Llegamos a las últimas advertencias antes de que usted se lance al rellano a combatir el dragón de su vecino. No exponga la varita a fuerzas oscuras, luz de luna o el agua, los técnicos de reparación ya se saben la excusa de “si yo la dejé funcionando sobre la mesita de noche”. Observe la cobertura sobre todo en cavernas, grutas misteriosas y bares de carretera. Nuestro consejo es que por debajo de dos barritas de cobertura no haga usted demasiado el tonto, a riesgo de cobrar antes de final de mes. Si pretende levantar grandes pesos no crea que por hacerlo mediante rayitos de luz puede olvidarse de hacerlo con las rodillas flexionadas y sin estirar demasiado el coxis. Lleve siempre encima unas pilas de reserva y recuerde visitar todos los meses la Abracadabra Magofone Store, para nuevos hechizos, actualizaciones de sortilegios y recetas para caldo de murciélago.

Para todo lo demás, tiene un servicio de dos horas y tres cuartos al día de asistencia trazando en el aire un pentagrama inscrito en un octógono paralepípedo. Eso sí, apunte hacia otro lado si no quiere acabar con una alcachofa en la frente.

Magofone es una mínima parte del Gran Concordato de Magos Achilipú Network Services AllRights Reserved, dedicado a conseguir talentos y oro para adquirir mandrágoras y otras hierbas.

lunes, 9 de agosto de 2010

ESCENAS A 5 PESETAS (6)

Tras un periodo de descanso en el ritmo de representaciones, tiempo muy bien aprovechado para huir de requerimientos de proveedores y deudores en general, este modesto teatro abre sus puertas con un trágico monólogo. Que ustedes lo lloren bien.

viernes, 30 de julio de 2010

HIPNOSIS EN EL HIPERMERCADO.

CONTROL MENTAL EN LOS ULTRAMARINOS.

Como habitantes de lo que se ha venido llamando mundo civilizado, ustedes, queridísimos lectores, han sido objetivo de campañas publicitarias desprovistas de pudor, vergüenza y argumentos basados en hechos reales. Durante años un señor con gafas y traje de espiguilla les ha intentado convencer de adquirir podadoras de afeitar barbas de dos lustros, pastillas de jabón con señoritas mostrando las corvas, vehículos a motor de explosión con señoritas mostrando las corvas y menestra congelada con señoritas mostrando las corvas. Si bien es verdad que esto ocurrió hasta que alguien cayó en la cuenta del pingüe negocio consistente sólo el abundar en las citadas curvas, las temáticas de estos comecocos han mutado poco: fanfarria musicalera acompañando bellas imágenes de familias bien avenidas disfrutando en el Pryco conformando escenas edulcoradas que harían sonrojarse de pudor al registrador de la propiedad peor encarado.

Los tiempos cambian. Y si el zapping fue una pesadilla ahora los voceros vende ungüentos se han dado de narices con la internete. Un medio donde cada uno va a donde le parece y no hay esquinas ni paradas de autobús para colocar el reclamo de Cafeses Achicoria. Estrujándose las meninges con una licuadora Magetaurus los publicistas, profesión de vagos redomados y sospechosos de ideologías infecciosas, se han lanzado a la piscina del descaro, bajándose tres estaciones más allá del pueblo al que iban. Ya ha empezado. Nosotros lo hemos visto con nuestras antiparras de tres aumentos.

Hipermercados Tarangana. En mitad de un estudio psicosociológico consistente en rebuscar monedas sueltas en los cajetines de los carros nuestros enviados especiales se internan en el moderadamente refrigerado pasillo de los lácteos. Saludando a izquierda y derecha a cuajadas, postres caseros hechos en polígamos industriales y otras hierbas, conservantes y acidulantes artificiosos, con ojo avizor asisten a una extraña escena: una señora de edad suficiente como para salir sola de casa asalta a una reponedora del citado centro, con voz en grito, y señalando con fruición la fila de Postres Argamaso canturrea:

- Yolgures de pera, yolgures de pera, en vida mía que mire usted que tengo un par de kilos de años vi yo producto bueno igual de la manera.

Pese a la desestructura sintáctica, morfológica y a un ruín intento de rima imposible, el mantra no es ajeno al resto de habitantes del pasillo. Un señor de pelo ausente mira a sus natillas como a una esposa pérfida y la arroja a la nevera; una perfecta ama de casa aúpa a su vástago para ayudarle a alcanzar tremendo manjar. Nuestros redactores, sólo por el hecho de continuar con el hilo de la investigación, acarrean entre ambos quinientos cartones de los citados postres, que proceden a ingerir sentados junto a la parafarmacia. Una pandemia deflagra entonces, viviéndose escenas de peligro y vergüenza ajena a partes iguales mientras la señora, cual enviado especial del paraiso, declama bajo su permanente.

- Cuidao, qué rebuenos que están.


Un paso más en los panfletos con efectos repulsivos.


En plena orgía* láctea hacen acto de presencia las fuerzas del orden, obligados a desalojar en primer término a los alborotadores y a probar un poquito de tremendo manjar ante la insistencia de la inquebrantable señora. Ahora en unas dependencias muy secretas se examina a los afectados en busca de daños cerebélicos que hayan propiciado tamaña falta de respeto al orden sin un balón de por medio. En una sala aneja la señora de la pera es obligada a confesar el nombre de la organización que la envía o en su defecto a firmar un contrato discográfico con un estudio de grabación de jingles. Y es que orden y ganancias no están reñidos.

Todo esto pasó, nuestros compañeros fueron parte afectada. ¡Cuidado ciudadano!, porque tras las mortadelas enteras vendidas por piezas puede esconderse una despiadada sirena que le de a probar ese manjar de fécula y usted haya de lapidar todos sus dineros en su adquisición continuada.

¿Esta denuncia significa que este medio va a dejar de emitir publicidad? No se pase usted de listo si no quiere que le denunciemos, ¿de acuerdo amigo?

Gregory Pastrami, defensor del consumidor y empleado de Multichorrinacional de Alimentación Corchoguás S.L.


* Ande, que con la de contenidos de carácter sensual que corren por ahí y termine usted aquí...hala, siga probando.

viernes, 23 de julio de 2010

SÓTANO 71 EXPRESS.


“LOS MÓDULOS RAM SABEN A POLLO”

Agencia “Así informaba, asín asín”.

El prestigioso chef Maurice Da Pimentóoooon ( así, con empaque, para eso lleva delantal negro ) da un paso más en la locura gastronómica (*) al inventar, cocinar al vapor, servir y cobrar con iva partes de ordenador viejo en su restaurante “Le Maison du Chupeté, menú lunes a viernes ciento cincuenta euros primer plato, servilleta, cuenta y pa´casa”
En declaraciones a un cucharón, al olvidarse este reportero el micrófono en la cesta de la ropa sucia, Da Pimentóoooon afirma “Este plato es una deconstrucción, ¿verdad?. Es un reinventar el arte culinario, un descubrir texturas, ¿sabe lo importante que son las texturas?, no, usted no sabe lo importante que son las texturas. Puede usted comerse una zapatilla, sí, pero si se le dota de una textura apropiada, le puedo cobrar treinta euros por ese mondongo, pan aparte. Que no es pan, es brioooché, pero esto es otro tema”.

Varias asociaciones de desocupados ya se han manifestado a favor de los módulos ram de los ordenadores. Al parecer ahora si se les mira con poca luz parecen personas. Nos referimos a los módulos ram. Los desocupados son también personas. ¡Me he metido en un jardín más chungo que el del “Resplandior”. ¡Coman ustedes gachas y a mí dejenme en paz hombre!. Yo me voy de este restaurante antes de que me gratinen las patillas.

*Editorial : Debido a una flagrante carencia de inexactitud, nuestro compañero afirma que el señor Maurice “da un paso más en la locura gastronómica”. Queremos presentar nuestras disculpas por este insulto, al ser evidente que este majara se ha dado un paseo de ida y vuelta a la locura, un paseo largo de esos de llevarse bocadillo.

lunes, 12 de julio de 2010

IDEAS PRESTADAS, POR SALVADOR DE PESTAÑA.

ALADAS AVES ACUSATORIAS.

El calado de las ideas que este medio me ha permitido farfullar subido a esta tribuna de oradores de madera de balsa con suelo de linóleo adhesivo es indiscutible. No quizás en el giro copernicano de los usos y costumbres del ciudadano de a pie, mutación conductual esta que no podría yo asegurar sin pasear unos minutos por la rue pública, ¡Y por Júpiter, antes me viere yo trabajando con mis propias manos que aquello sucediere! Para eso ya están los binoculares, novedoso invento de los siempre eficientes Germanos que tengo a gusto recomendarles su uso, por su cristalina claridad y su capacidad de aumentar la realidad.

No, las raíces de mis diatribas se hunden en tierra, quizás no la más apropiada. Abonada con recelo y suspicacias, mis certeros dardos verbales lanzados al común denominador de los mamíferos sobre dos extremidades no han tardado en hacer efecto. Contertulios, es un anuncio grave pues sabido esto mi vida, mi ser y mi colección de pipas a cuerda podría estar en peligro. Porque ante ustedes denuncio el espionaje al que estoy siendo sometido, de unas fechas ciertas hasta hace un rato que, entre visillos y con ojo avizor, dicto el presente artículo, quizás mis últimos pensamientos, a mi hacendoso y desprendido mayordomo...sí hombre...su padre ya estuvo aquí...en el 59 creo recordar...claro venía el ahora escriba con pantalón corto ante el enfado de mi progenitor...¡minucias! Pues yo he de pasar a la historia por mi sacrificio y no este tiraletras con chaleco a rayas.

El pasado miércoles, y siempre por prescripción del galeno que acude sobre el pescante de una calesa por petición mía, para no contaminar las sanas costumbres de esta finca, ese día, prosigo, estiré las pantorrillas trazando semicírculos en apenas unas hectáreas de mi humilde jardín trasero. Pero mi preparación y mis horas dedicadas al ejercicio de la sospecha hundido en el butacón y con la sola compañía de mi fiel y añejo Burbujón de doce años, me hacen estar en alerta apenas pisar el espacio externo a mis seguros muros. Allí, cual cuervo de José Luís Poe, pero con otro pelaje, una tórtola turca ( que la Gran Inchiclopedia Vida y Bestias Finisterráticas denomina como Gallinejautus Turuletus ) acechaba en la rama de un ciprés. Y ante tal metáfora visual de lo horrible del destino, no pude más que encerrarme en casa y dar palmadas tras las contraventanas con la esperanza de hacer alzar su vuelo.

Quizás usted, petimetre, ahora ría con suficiencia, pensando en la locura de este viejo chiflado que, por otra parte, podría quebrar su porvenir con un par de telegramas. Conozca usted de primer brazo mi importante cometido durante la llamada Guerra Tibia. Fui nombrado Oficial Adjunto del Departamento de Cultura por el Gobernador General de Asistolia. Un cometido harto peligroso, cuyo recuerdo me hace incluso hoy morder mi almohada con horror en noches tibias como esta. Mi tarea consistía en sujetar con fuerza los ejemplares transportados por el Bibliobus en su peligrosa ruta BrandemKancilleriem Ja! Y el Kindergarden Infantil Die Zwai Patiten. Quizás su imaginación, aletargada por falsos estereotipos de agentes secretos dictados por los Mayonesistas no considere peligroso lo que allí sucedía. Tendría que haber visto las taimadas intenciones de todos aquellos agentes secretos, en cuclillas, disfrazados de niños de tres años, simulando leer “El Osito va de Compras”. ¡Ya muchos me advirtieron que eran infantes reales! Pero entonces y ahora, cual croqueta enrollada en los visillos que mi señora madre tuvo a bien traer de la lejana Galería Tarangana, ¡a eso digo no! [manchurrón] Con tal fuerza que mi escriba rompe la punta de su lápiz, y por ello será debidamente castigado y el valor del citado instrumento será descontado en patatas de su próxima e incierta comida.

Dice la pérfida avegruuu gruu, siendo lo segundo innecesario, tal y como si no conociere yo sus designios. Y se libra de parásitos, o eso hace ver y se comunica con sus empleadores mediante un diminuto micrófono prendido en su buche. Los secretos conocidos durante mi estancia en el límite exacto del escenario internacional de espionaje y el contubernio no saldrán de mis labios. ¡Y en cuanto me acerquen mi noble sable de acero inexorable, Voto a Bríos que esa pérfida tórtola pagará con plumas la afrenta conducida por sus oscuros patronos!.

Firma Salvador de Pestaña a tantos y tantos de nosecuantos.

¿Sigue ahí el pájaro? ¿No puede salir nadie con un palo o algo para asustarla?¿Sigues escribiendo rufián?