viernes, 4 de marzo de 2011

SÓTANO 71 EXPRESS MARZO.

 


EL VERDE, BLASFEMO.

Noticias Clericales Alzacuelles Inc.

El Sorteo Nacional de la Sacrilegia, celebrado aprovechando que los señores con mitra andaban todos reunidos en el III Incordiato de Cuenca, ha arrojado un nuevo pecado, mandamiento, cosa-mala-que-usted-no-debe-hacer, o llámelo como quiera. A partir de ¡ya! escribir con bolígrafo verde significa ofender al Creador (tm).

Con la bolita extraida del bombo de las centenas, las autoridades eclesiásticas han conseguido llegar a la bonita cifra de dieciseisveinte mil prohibiciones, amén de costumbres tomadas como paganas, laicas o descacharrantes, no contabilizadas para no fundir los plomos del marcador.

La noticia ha caido en brazos de algunos, entre ellos este medio, que ya se había declarado en contra de esta práctica en desuso, pero llevada a cabo en la clandestinidad en posibles misas negras dirigidas por posibles comunistas con antenas, alas de insecto y calzones largos. El dueño del tema, un tal Dios, ha declarado a los medios “no sabría qué decirles, últimamente estos tipos toman decisiones sin preguntarme”. Molestos por estas palabras, se espera la reacción de los pacorros de los templos, que amenazan “celebrar la misa un domingo sí y otro no.” No continuaremos informando porque por cosas como estas son por las que uno, a lo tonto, termina en el infierno.

Y usted por leerlo, también, ¡Ah, tarde!.

2 comentarios:

El Señor de las Moscas dijo...

Ah, cómo me adhiero a la moción. Si por mí fuera ésta sería la única bolita en el bombo de los centenos de trillar. Los daltónicos tenemos el problema añadido de confundir a este pérfido ingenio maligno con su correspondiente en rojo. Y si habitualmente disponemos del rojo en nuestro estuche o plumier (qué gran palabra, plumier) es porque, a su vez, lo hemos confundido con el negro a la hora de su adquisición. Total, un pandemonio cromático que ni la primera comunión de Ágata Ruiz de Pedro Jota, sólo que en dominantes verdes. Y lo peor es que a tí, plin. Ni te has enterado. Hasta que alguien te señala y te dice, por qué escribes en verde, y ahí lo tienes, el oprobio y el ostracismo social al vapor llamando, toc toc, a la propia pierta de tu mismidad. Así que por mí que los prohiban. A esos y a los marcadores fosforitos verdes, que también los carga el diablo.

Mr.Incógnito dijo...

Ha hecho saltar la liebre de un asunto que casi nos viene grande.

Los más avezados podrían asegurar que el empaquetado de estos productos podría ayudarle, pero cuando en el bazar oriental de la esquina se encuentra usted dos bolígrafos rojos con una etiqueta que reza "azul" encima, la cosa tiene poco remedio.

Esto es un caso comprobado por nuestros expertos. Para una vez que lo hacemos...