lunes, 28 de marzo de 2011

¡DIANTRES, PUEDE LLEGAR USTED A SER LA MAR DE PINTORESCO!

PROGRAMA DOCUMENTAL CON UNA DURACIÓN MAYOR QUE SU TÍTULO.

Por motivos achacables a la desidia de la cúpula directiva de esta imitación de cadena televisiva, nos vemos obligados a establecer nuestro plató en el recibidor de dos metros cuadrados cedido bajo coacción por el insigne presentador e iluminarnos con la luz del descansillo.

Digna entradilla de los tiempos de la tele a dos bandas.

El presentador tuerce su pescuezo como un poseído hablando con un vecino.

- Mira tú que plan, que no puede dar un paso uno sin tropezarse con un cable. Si mi mujer no me hubiera dejado por el vendedor de quesos del futuro que se le apareció en mitad de la cocina volvía dejarme...¿Nos ha dado ya el aire?...Disculpen y buenas noches. Otro espacio de interés humano patrocinado por Transnacional de Ferreterías Pilonguez, copiamos llave sin que se entere nadie. Hemos desplazado nuestro motocarro seis hasta un paraje totalmente abierto y con muchas posibilidades. Allí se encuentra nuestro compañero y sin embargo desconocido enviado especial. Buenas noches.
- Buenos días en este hemisferio. ¿A que no adivinas con qué insigne figura nos encontramos?

- ...ya se lo dije a la de abajo, que si se ofrecía a limpiar, a los rodapiés había que darle de vez en cuando...

- No compañeros, estamos con el casi Premio Doble de Juntaletras y Mister Chaqué Mojado en TorreMagdalena 87 Alexitimio Resquemor, que nos ha concedido unos minutos de su atareada vida para compartir con nosotros. ¿No es así?
- No exactamente pero no podemos perdernos en vericuetos, bastante tengo ya encima.
- ¿Qué le ha sucedido exactamente?
- Una vergüenza sonrojante joven, una afrenta tal que si no fuera yo un señor dedicado a mojar la pluma en tinta y ciscarme en el mundo encerrado en una salita iba a dar voces hasta deshilacharme los calcetines de la misma rabia.
- Este medio le ofrece una cuota de pantalla ridícula para que enseñe las vergüenzas. Todo se relaciona con un premio, ¿no es así?
- Mal día en el que presenté a concurso oposición mi novela pastoril “Las cabras no triscan en las aceras” al EnésimoNono Open de Escritura Recreativa Peña la Gallina Clueca. ¡Creí que era un certamen de probada rectitud moral!
- ¿Y qué ocurrió?
- Pues que gané para mi desdicha.
- Esta historia lo tiene todo, concursos, premios, malestar intestinal del alma...
- Hemos venido a hablar de mi contubernio.
- Usted sabrá disculpar mi atrevimiento como joven castor periodista. ¿En qué consistía el premio?
- En un desierto caballero, en este el que estamos precisamente.
- Es comprensible el estupor entre nuestros compañeros en plató.

Lo que se ha venido llamando plató. El presentador discute por el portero automático.

- Si tiene usted que dejar publicidad lo hace en la cestita del portal...que no, que no le abro...que luego usted no vaya a ser un criminal sanguinario o un cobrador.

- Exacto compañeros, yo mismo estoy aquí no dando crédito. Vemos a mis espaldas el ancho desierto desértico del Agobio, que si mal no leo en mis notas tiene unas dimensiones como grandísimas, como para perderse dentro.
- Asín es. Por un error de la linotipista en las bases del concurso se saltaron una línea. Les leo de memoria. “El premio será quedarse...con un desierto, decisión esta impepinable en toda la galaxia y alrededores tras el fallo gordo del jurado”. Y ahí lo tiene usted, todo esto, hasta donde alcanza la vista, es de servidor.
- ¿Pero no es motivo de alegría?
- ¿Usted sabe el agobio de decorar todo esto? Detrás suya he colocado un aparador, una entradita, una alfombrilla y un paragüero.
- Correcto, de latón con una escena de cacería de zorro. Todos los elementos están algo juntitos para tener tanto espacio ¿no?
- No puedo organizar una propiedad tan grande, ¡sufro horror vacui!
- Un cuñado mío sufría de algo parecido, síndrome de Stendhal. El se lo quitó con una pomada.
- Yo soy de espacios recogidos, ¿sabe? En la pensión donde vivo lo tengo todo en una esquina, dice la patrona que parezco un gato con querencia a las esquinas. Yo aquí me pierdo. Además, que desde el jueves que me mudé han aparecido tres tuaregs vendiéndome linea de teléfono fijo y un barbudo preguntándome por un oásis. Esto es un no parar.
- Creo que desde el plató hacen una pregunta, ¿es así compañero?

- ¿Te importa quedarte ahí fuera y darle al interruptor de la luz cuando se apague? Es que salta el automático y así no vamos a grabar nada.

La esterilla es más para indicarle la entrada que para otra cosa.


- Claro, yo transmito tu pregunta porque el no tiene filirbulillo auricular. ¿Ha pensado en demandar a la organización del concurso?
- ¡Son unos taimados truhanes! En cuestión de horas desmontaron la peña vecinal. Se han llevado las sillas de plástico, el grifo de cerveza...¡incluso el juego de la rana!
- Nos quedamos sin tiempo y va a pasar el camello de las diez a remolcar la unidad motocarro móvil. Una última pregunta, ¿no puede ser por un casual que encuentre petróleo en estas tierras? Se podría usted forrar los higadillos de platino.
- Tierra, y debajo, más tierra. Que si quiere usted llevarse un puñado para plantar geranios, ni para eso sirve. Ahora tengo que empadronarme, dar de alta la luz...vamos, un disgusto total.
- Despedimos agitando la manita. Agite usted conmigo. Y devolvemos la conexión tirando del cable para ver si salta el muelle y se recoge a los estudios centrales.

- Hoy que tengo reflujo pancreático niña. No quiero platos finos, vengo del trabajo y no me apetece pato chino, a ver si me aliñas un gazpacho con su ajo y su pepino.

Cochifrito con cerezas y otras hierbas. Sótano 71 TV MCMVLXIIÑASDF

2 comentarios:

El Señor de las Moscas dijo...

Indignante testimoño, qué duda cabe. Yo mismo mismamente gané una vez un concurso de haikus hiperbreves con mi haiku 'Yo y mi llama, Llama se llama' y, ¿se puede creer que lo que me dieron fué un accesit? Y ahí lo tengo, muerto de risa. El accesit, digo. Y que me aspen (o me raspen) si sé lo que es. O para qué sirve. Por lo pronto el USB no se lo encuentro, así que ni siquiera puedo cargarlo. Un dislate, amigo, y un atropello; yo no sé qué hacen las concejalías de Fiestas, Festejos, Raves y Despiporres que no están regulando este pandemonio aquí montado con el tema de los concursos.

Mr.Incógnito dijo...

Se diferencian, como un coco a un cacahuet, la intención de deslumbrar cuando se redactan las bases y el premio en sí. Se ha visto a doctos literatos con estanterías vacías y dedicados a la ganancia de trofeos en partidas de dominó con tal de no mostrar las copas y placas de diseños oníricos churriguerescos rubenianos con las que ha sido galardonado.

Coincidimos con usted, un auténtico dislate.