lunes, 9 de febrero de 2009

“NO SE ME RECONOCE EL MÉRITO”.

ENTREVISTA EN MISMÍSIMA PERSONA CON FEDERICO TRINCHAMUELLES.

-Nadie es profeta en su tierra. Fundamentalmente porque, de no acertar, la gente sabe donde vives y vuelan los palos. Hoy asiste a nuestro set de entrevistas un señor humano profesional de lo suyo, armado con su convicción política, su modus operandi y sus ganas de medrar. Federico Trinchamuelles, buenas noches.
-Buenas tardes, estaría encantado de estar en su programa si bajaran un poquito la calefacción, se me están gratinando las orejas.
-Enseguida llamamos al técnico. Usted anda bastante molesto...
-Encabritado como un burro con una guindilla en salva sea la parte, si se me permite.
-Vamos, furibundo como un mono despertado a media noche por una llamada equivocada y encima le cuelgan sin pedirle disculpas.
-No diría yo tanto.
-El motivo de su enfado es, según sus palabras, la falta de reconocimiento de su trayectoria profesional por parte de sus allegados.
-Verá, llevo en el ayuntamiento de mi localidad, Cascarrias del Safulmán, veinte años en el puesto de edil elegido democráticamente. Para eso soy muy mio, si no me dan permiso para gobernar no saco los tanques a la calle ni nada...hombre, de tenerlos me lo plantearía.
-Prosiga, prosiga, no quiero cortarle, ando lustrándome la uña del dedo gordo del pie.
-Pues bien, dos días después de tomar posesión de mi cargo empecé a prevaricar de ocho a dos y de cinco a siete, salvo los viernes en los que me dedicaba directamente a robar melones de una finca cercana. ¿Y querrá creer que todavía no me han pillado?
-Y esto le ofusca.
-¡Imagine!, veinte años de malversaciones no reconocidas. Y luego cualquier alcalducho roba unos cientos de miles y aparece en las televisiones. Y no crea que en entrevistas chuscas como esta...no quiero que me lo tome a mal.
-Quite quite, trabajo aquí, quién mejor que yo lo sabrá.
-Millardos por aparecer en prime time. ¿Y a mí?, por hacerme la puñeta, ni la oposición me plantea una emoción de censura en toda regla.
-En este país, desde siempre, a los esforzados trabajadores no se les reconoce. Mucho mejor los entrenadores de fuera. Le brindo los micrófonos para que se alivie usted contando sus fechorías.
-Dese usted cuenta, llevo derrochando billetes en locales de la costa desde antes de que llegaran las suecas. Y nada. Me he construido, atienda, una mansión de seis kilómetros cuadrados a lo menos. Como seguían sin inculparme, empecé a construirle plantas. Llevo dieciséis, ¿y ha venido la justicia a llevarme por las fuerzas? Nanai, ya se lo digo yo.
- Cuente usted la última, la que nos ha contado a micrófono precintado; servidor, como profesional amateur de la prensa, se ha quedado a cuadros escoceses.
-Perdone un segundo, que voy a gritar a causa de la propia indignación, ¡acudí al comité regional de mi partido, celebrado en Cáceres, a bordo de un yate de doscientos metros de eslora como poco!. Uno con una raya así como en azul.
-Iba usted encima, no va a saberlo, claro.
-¡Ni mi propio partido me ha recusado!, ¿qué digo recusado?, no me han llamado la atención siquiera. En estos momentos le hago entrega de un maletín repleto de variados billetes y divisas ante las cámaras a ver si así...
-Yo se lo acepto de buen grado, pero le advierto que al ser un medio escrito el crimen se desvirtúa muy mucho.
-¡Esto es la caraba!, ¡el dislate!. ¡Agarro la puerta y me voy! ¡Regulares tardes!
-Fiel a su palabra el edil Trinchamuelles agarra el camino de vuelta y la puerta de contrachapado al unísono. Ya se sabe, el hábito hace a la foca. A la foca monje. Buenas noches...diez, veinte, treinta...¡qué puñetas, me ha pagado con Mortadelos!. Pues que chinche y rabie, no pienso denunciarlo.

Insólito arrebato poético libre de derechos.

Jacinto Jarana devuelve la conexión a nuestros inexistentes estudios centrales.

4 comentarios:

loquemeahorro dijo...

¡Qué país este! Desde luego, nunca reconocemos los méritos de la gente que se lo merece, ya se sabe que "la envidia es el deporte nacional" (y el pobre fútbol, sin comerse un colín)

Mira este pobre hombre, va a tener que irse al extranjero a ver si ahí le aprecian, como la pobre Penélope Cruz. Con el talento que tiene esa chica y lo bien que posa en los estrenos.

Mr.Incógnito dijo...

Esta malinchista sociedad nuestra siempre ha sido del parecer de que en el extranjero se desfalca mejor.

Hay que admitir que quizás cuentan con mejor estilo, pero en cantidad no nos ganan ni madrugando.

Rubén dijo...

Bueno, me está pareciendo súper fuerte la injusticia que se está cometiendo con este hombre. Así está el país como está, cuajado de juecez Garzón y Grandes Marlaska, nada más que mamando de la teta capitolina y sin rascar pelota, mientras estos esforzados prevaricadores se dejan la piel en prevaricar e intentar medrar, que anda que no es complicado medrar en España, con la integridad moral que nos carateriza, que de verdad, la integridad, señores, ése es nuestro gran problema, la integridad moral y la ética de los poderes institucionales.

Señor Trinchamuelles; le recomiendo acuda presto a Dinamarca, Suecia, Finlandia o a cualquier otro país que pueda tenerse por tal, y no por el puesto de melones de la carretera de Extremadura que tenemos aquí montado. Prevarique usted en uno de estos destinos, le decía, y verá cómo es usted objeto de pronta y contundente justicia. No se haga mala sangre en este país desagradecido.

Mr.Incógnito dijo...

Con lágrimas en las orejas nos pide el deshonesto Trinchamuelles que le hagamos llegar su agradecimiento por el apoyo recibido. Asimesmo está optando por cambiar de apellido de manera ficticia para hacerse pasar por presidente germánico de club balompédico.

En su línea pretende adecuar la plaza de toros del pueblo como campo para celebrar el 5º Mundial Interpueblos de Patadas al Esférico, intentando con ello trincar por dos lados como buen prevadicador.