sábado, 14 de febrero de 2009

ANATOMÍA DE UN USUARIO. ( I )


¡CUIDADO, PODRÍA SENTIRSE IDENTIFICADO!


Manual informático-técnico de carácter ridículamente gratuito. V 2.1. Se han corregido algunos problemas con la sincronización de los bailes regionales. Con esta versión puede usted ejecutarlos en segundo plano, detrás de bambalinas, para más comodidad de sus pupilas.

Nota: Algunas especificaciones técnicas podrían variar dependiendo del modelo de persona. Se entenderá por cucharada una cuchara sopera.

1.1. Bienvenido.
El usuario informático viene de serie con unos conocimientos limitados sobre el lenguaje cibernético. Es por ello que, antes de enredar, debe obtener los conocimientos necesarios para operar con su computadora. De esta manera no quedará en ridículo al acudir a un establecimiento informático al haberse sentado de espaldas al monitor.

1.2. ¿Qué tipo de usuario soy?
Esta es la pregunta que le asalta cada noche a la hora de estirar las canillas bajo las mantas pirineo. Aquí le vamos a ayudar a identificarse con el fin de saber a qué atenerse. De este modo, si usted desconoce los principios de la tecla “esc” le quitaremos de la cabeza la idea de presentarse a ese trabajo en la NASAL. Bastante tienen ellos ya.

1.3 Usuario primerizo. Nivel 1. ( -2 en alerta, +1 en formateo involuntario )
Desembalado el adminículo cibernético y comprobado que no se trata de una cafetera, usted toma asiento. Tras horas de espera y al constatar que aquello no es un transformer y no se monta solo, procede con la ayuda de un destornillador, la llave allen, dos avemarías y los Rangers de Texas al montaje.

Usted espera a que la máquina despliegue ante usted una ristra de caracteres verdes efervescentes en sentido descendente y procede a teclear como un desconsiderado, creyéndose todo un “jakerr” de la informática. Cuando viene su vecino y al fin le enchufa el teclado, se siente usted más tonto que una magdalena en el fondo del cajón de la ropa sucia.

Conectado a la procelosa red de Internet tras dejarse otra bolsa de cuartos en llamadas a su distribuidor, disfruta usted de su entrada en el siglo XXI ( cincuenta y seis ) por la puerta de servicio. Desde ese momento puede usted disfrutar del servicio de correo electrónico (1), páginas de interés como la confederación filatélica del mal, la tabla clasificatoria de la liga regional de ingestión de pipas sin pelar o la programación de la lavadora para esa misma tarde. ¡Es maravilloso! (2). Además, ya está entretenido y por lo menos un ratito no va a estar dando la vara.

1.3.1. Resolución de problemas en este nivel.
1 El ordenador me suena como una botella de anís en nochebuena. Apague y encienda el sistema. Si el problema persiste abandone esa costumbre suya de preparar la mayonesa en el lector de cd rum.

2. Un troyano ha salido de la pantalla y me ha besado en la boca. Apártese. Usted ha dicho a todas las ventanitas ( pop-ups) de que sí, y se le ha venido a vivir a casa medio centenar de virus. Diga que lo suyo no tiene futuro y procure no dañarlo ni faltarle al respeto.

3.Los cimblurrios megaenergéticos de la quinta columna dan un valor casi negativo en los sucesivos reposicionamientos de los generales Clusters. Apague y encienda el sistema. Apague y encienda. Apague. Encienda. Apague y encienda rápido. Repita cada ocho horas hasta que se nos ocurra la solución.

(1) Se recomienda enviar correos electrónicos a gente distinta a usted mismo. De no hacerlo, sería bastante triste.
(2) No tanto.


Gabinete cibernético de Sótano 71.

4 comentarios:

Rubén dijo...

Ahora que saca el tema, yo tengo un problea con mi máquina computadora que oiga, es que no consigo solventar por más vueltas que le doy. A ver si usted puede ayudarme.

Todo empezó una vez que, en estando yo escribiendo unos sonetos a mi amada y teniendo la duda de si yámbico llevaba cinco sílabas o si eso era el jónico menor, me se ocurrió preguntárselo a un clip con ojos que, oh sorpresa, emergió en mi Word ofreciéndose, según aseguró, para lo que yo quisiera. Pues mire; ni supo cuántas sílabas tiene el yámbico, pero oiga, es que tampoco supo que era un yámbico. Que no digo yo que todos los clips tengan que haber leído a Tucídides, no por Dios; pero ya que Microsoft te pone uno, que menos que conozca a los clásicos. Pues nada. Y no sólo no se fué por ahí a la mierda, como le sugerí yo cortésmente, sino que se quedó y encima se dedicó a darme un toquecito en la pantalla cada dos minutos para recordarme que seguía ahí por si tenía alguna otra duda sobre métrica grecolatina o sobre lo que yo quisiera vamos, será por conocimientos.

Desde entonces, el clip ha hecho fuerte en mi Word y mire usted, no hay manera de arrancarlo de ahí. Que si necesito ayuda, que si está ahí para lo que yo quiera, que si dudo sólo tengo que avisarle. Y con los toquecitos en la pantalla. Plic plic. Empiezo a pensar que quiere algo más de lo que aparenta.

Lo dicho: una solución quiero.

loquemeahorro dijo...

Me ha encantado lo de
"se siente usted más tonto que una magdalena en el fondo del cajón de la ropa sucia."

¿Me puedo apropiar de la expresión? ¿Sería un plagio miserable?

Creo que esa mujer que posa en la portada de todos y cada uno de los números de su revista, empezó igual, así ...a lo tonto.

Mr.Incógnito dijo...

Resolvamos problemáticas:

Rubén: intente vestir a un clip suyon propio de la vida real con complementos pertenecientes al género femenino. Remate con un pintalabios y un poco de perfume. De no agradarle, inténte adornar uno de sus clips del escritorio con las mismas pintas que los alegres muchachos de los "villas pipol". Si aún con esas no se deshace de él, pierda toda esperanza.

loquemeahorro: puede usted apropiarse de todo lo que ve tal y como lo ha hecho: pidiendo permiso. Aquí no vamos a pedir dineros ni nada. Es más, si lo oímos por la calle nos va a hacer una ilusión bárbara.

Aprovechamos este huequecito para advertir a nuestros lectores nuestra falta de conexión internetera con el mundo real estos días, de ahí la desatención. En cuanto el distrubuidor tenga a bien, volveremos con ustedes.

Mr.Incógnito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.