miércoles, 30 de marzo de 2005

“¿ES ESTO LA MÁQUINA DEL FÍN DEL MUNDO?”

VA A SER QUE SÍ.

En esta ocasión el misterio ha venido a buscarnos a nosotros y no al contrario como suele ser costumbre. Estábamos en nuestros quehaceres diarios ( formatear ordenadores por error y hacer carreras de grapadoras ) cuando uno de nuestros colaboradores, en estado de gran nerviosismo, nos ha traido a la redacción un extraño objeto. Quizás la imagen que ilustra este reportaje no impresione, pero les aseguramos que en directo al menos acongoja ( o esa palabra malsonante que se le parece ).

Según Raimundo Suplente, estimado amigo, colaborador y a la postre, el descubridor del objeto “ se encontraba justo en la puerta del edifico en el que se encuentra la redacción, en un contenedor de escombros “. La hemos puesto en una mesa donde recibe buena iluminación y haciendo corro, nos hemos dispuesto a analizarlo, rodeados de expertos científicos, electrónicos,ingenieros y cajeros de supermercado. Asistan estupefactos como nosotros al estudio del adminículo.

Se trata de un objeto semicilíndrico o en forma de bollo aplastado, de material plástico transparente, de colores chillones ( como si hubiese sido diseñado por un daltónico en celo ), adornado con motivos estelares y que alberga un curioso mecanismo electrónico. Durante toda la mañana ha corrido de mano en mano en las oficinas ( incluso la señora de la limpieza lo ha tirado confundiéndolo con un trasto y lo hemos rescatado valerosamente de la papelera),y todos hemos intentado desentrañar sus secretos. Hemos requerido los servicios de un experto ingeniero electrónico, el emérito profesor Arthur Von Klinken Hoffen, de la Universidad de Bollonia, que ha destacado algunos aspectos:

el objeto principalmente consta de un conmutador posterior de tres posiciones, a saber, ( 0 I II ), que constan de su función correspondiente. La posición 0 que consideraremos inicial básicamente no hace nada, por lo que estamos estudiando si es el apagado. Cuando elegimos la segunda posición, que realmente es la primera ( con lo que se puede observar lo complejo del sistema productivo de aquella civilización, terráquea o no, responsable de la fabricación ) es cuando se produce el milagro: comienza la melodía. ( previamente lo hemos dotado de 4 pilas AAA alcalinas buenas buenas ). Una extraña conjunción de notas nunca oidas por el ser humano, en rangos ciclopordiales de 2 megatuhndios por hora con unas oscilaciones de cuatro segundos por grado de inclinación del meridiano 0 en Burgos. No es lo más extraño, puesto que cada cinco segundos, una voz en inglés dicta una especie de órdenes que no hemos podido interpolar. En la posición II tiene la curiosa función de reproducir la misma melodía pero solamente cuando se altera el nivel horizontal del aparato, sonando unos segundos, para después permanecer en silencio hasta el momento de reiterar el cambio su grado de horizontalidad con el horizonte mismo

400 euros la hora de estudio para no enterarnos de nada. Nos está bien empleado. Para no demostrar nuestra estupidez, pusimos buena cara y cuando este señor se fue a casa, llamamos a un vecino electricista que nos contó algunas cosas más en un lenguaje más cercano:

el cacharro usa pilas, cuando lo enciendes suenan cosas raras y cuando lo pones en el dos el trasto suena un rato y se calla hasta que lo mueves”. Donde esté los resúmenes que se quite todo.

Acudimos también a la opinión de expertos astrólogos y astrónomos.Ustedes dirán que acudimos demasiado a la opinión de expertos, es cierto, es lo que pasa cuando no se sabe de nada. Gustavo Cajetilla Gomes, astrónomo ( que son los señores serios, los astrólogos son los que llevan bata y pelos raros ) da su visión del asunto:

sí, los relieves laterales parecen representar las galaxias gemelas de Tetera y Tetera II, de la constelación de Mortaparán, características por que son la misma pero vista al revés, es lo que pasa cuando los astrólogos no se comunican y todos se creen que han descubierto algo. El dibujo central parece ser una tosca reproducción de la Via Pecuria, lejana de la Vía Lechosa, con sus formaciones principales y la extraña órbita del planeta Baco, el planeta borracho.”

Y llegamos al capítulo de elucubraciones, que para eso no nos hace falta nadie que ya podemos nosotros solitos. Una parte de la redacción considera que el aparato se comunica directamente con una civilización inteligente ( aunque hortera ) y nos reproduce enseñanzas de un conocimiento muy superior al nuestro. Es curioso observar que el aparato no cuenta con un módulo de almacenamiento de voz, lo que nos hace pensar en que esta teoría es correcta. Es un boceto de walkie-talkie sideral.

Otros, que están bajo tratamiento, consideran que son un salvoconducto a presentar el día del juicio final. Cuando por el horizonte se divisen los cuatros jinetes del apocalipsis y suene la primera trompeta, habrá que acudir a un edificio alto, mostrarlo a los cuatro vientos y siguiendo el ritmo de la música, repetir las palabras que emite. Será la única forma de salvarse.

Los demás no tenemos ni idea, como de costumbre, y acudimos a ustedes, lectores, para desentrañar este inquietante misterio. Por lo pronto hemos tapado el cacharrito de marras para que no pille frio y preguntamos por la calle a ver si a alguien le suena. De todas maneras, llegamos a la escalofriante conclusión de que este invento no es de este mundo, que su extraño lenguaje es irresoluble y que es probable que esté estrechamente relacionado con el destino que le aguarda a la raza humana.

No estamos dispuestos a venderlo por si las moscas. Agradecemos encarecidamente que no pregunten, no vaya a ser que hagan una buena oferta y lo tengamos que pensar.

Informó la Estupefacta Redacción de Sótano 71.