domingo, 4 de julio de 2010

¡MÍRESE! PERO SI ES USTED PINTORESCO A LA PAR QUE IDIOSINCRÁSICO.

OTRA ENTREGA DEL PROGRAMA APETECIBLE QUE MUTA DE NOMBRE PERO NO DE FORMATO.


Paneles de contrachapado, cortinas de cretona y una mesita muy cuca con un cenicero en llamas. El presentador con piernas cruzadas muestra al respetable las ligas de los calcetines, que según su agente son la última moda entre los enviados especiales al Congo Belga.

- Bienvenidos una madrugada más a este programa de entrevistas totalmente prescindibles que usted visiona entre cabezadas para sentirse más inteligente que el chico de los recados de su oficina, que resulta tener una titulación en sistemas macrobióticos submarinos y está cambiando latas de Pichiflús en la máquina del pasillo, y le daría a usted una paliza dialéctica de temblarle el epigastrio. Esta noche tardía y etérea en especial para ustedes desde el estudio 6 de Maceta del Duque un invitado que no necesita presentación, ya que ustedes no lo conocen y sería inútil gastar saliva. Buenas noches.
- Buenas noches al público en general y a los teleimpertinentes en especial. Muy distinguido de estar en este programa de exigua audiencia.
- Aunque como digo ustedes no conocen a este tipo, ¿le importa que lo coloque bajo tal calificativo?
- Por ahora está bien...pero a lo mejor mañana...
- No nos adelantemos a los propios acontecimientos venideros. A este tipo le ha pasado algo especial, ¿es cierto o hemos tirado otra vez de un familiar del equipo para ocupar la poltrona?
- Pues un poquito de las dos cosas. Me encuentro en estos tiempos de cambio en difícil tesitura. Un cargo sobrevenido que me aprieta las responsabilidades así por los laterales, hasta señal me está haciendo, mire mire...
- ¿Cuándo empieza este cambio en su vida?
- Buscaba yo ayer noche un puesto de patatas asadas a la remanguillé muy cerca de mi barrio cuando recibí el aviso.
- ¿Quién se lo comunica?
- Mi tía Euduviges, una señora así con un chandal de tactel que siempre anda con una cesta de mimbre y una botella de Gasosa La Primorosa, buscando un economato donde depositar los cascos.
- ¡Pero eso era una estupenda idea que hoy no se practica por considerarse demodé!
- Y lo que les gusta a ustedes la expresioncita de marras...en fin, se me acerca de manera sorpresiva, plantándome sonoros besos en la frente...
- ¿Cómo sonaban?
- Así “chuick chuick”

El público, visiblemente emocionado, contempla la escenas en bocadillos nebulosos sobre sus cabezas.

- ¿Y qué le dice? Perdone, yo estoy al tanto y es una historia que debe conocer ese señor en su casa que ahora se despega la goma del calzón de franela.
- Me dice sin consentimiento previo que me han nombrado heredero a la corona.
- ¿A la de aquí?
- Sí señor, por lo visto algún asunto de árboles geneantológicos traspapelados, entiéndalo, yo iba buscando una patata asada, mi tía habla gesticulando muchísmo y marea...supuse que me pondrían al tanto en su momento.

El público, ensimismado en su propio sentimiento patriotero enarbola banderas que habían traído de casa por si acaso se presentaba la oportunidad.

- Se encuentra usted entonces en una buena posición en el Campeonato Nacional para Rey, ¿qué supone para usted?
- Pues un mareo oiga. Ya me estuve informando en la pescadería del mercado y por lo visto el regente tiene que poner de su bolsillo para comprar submarinos terrestres, arcos monumentales, armarios con altillo para palacio...vamos, que todo son gastos.
- Pero aún así tendrá usted ocasión de conocer a influyentes hombres de estado, cenar ballenato relleno en fiestas de pijama en Monico...
- ¡Con lo que yo los he criticado cuando era pobre! Que aún lo soy, pero ya sabiendo lo que me espera he dejado el envío de anónimos a palacio y he puesto mi carnet del Club de Furibundos Masones de mi barrio a disposición del ujier de la organización. Bueno, para no faltar a la verdad, no estaba y se lo dejé a su señora, una mujer muy discreta.
- Pero después de todo que usted aparezca aquí con un manto de armiño, una corona de cartón y una pata de una silla flamenca a modo de cetro denota las ganas que le tiene al cargo.
- Hombre, mi padre de toda la vida filatélico, con una gran colección de dos sellos de avutardas de la Conchinchina y que ahora el careto de su primogénito aparezca en sobres y tarjetas postales, pues mire, le habría hecho mucha ilusión si no hubiera abandonado el vício filatélico y colombofílico.
- Bueno, tenga en cuenta que el telégrafo electrónico ha sustituido mucho al correo pony express tradicional...
- Pues me da usted un disgusto.
- Despedimos este espacio animándoles a que sigan dormidos y no apaguen el televisor. Podrán asistir en duermevela a otro interesante espacio de quiromancia en canoa. Su futura majestad saluda a los fieles vasallos y mientras sale a hombro dejándose atrás la corona de cartón con papel charol nos despedimos emplazándolos a una futura e incierta entrega de este, su soporífero espacio. Muchas noches y buenas gracias.

Una producción de Sótano 71 con la colaboración de Telesféricos A Pedales Futierrez y Mesitas de Noche Andurriales e hijos.

2 comentarios:

El Señor de las Moscas dijo...

Muerto me quedo yo con estas nuevas. Mire que yo ya me había echo ya a la idea del heredero futurible actual y su magna esposa, y mire que me había costado. Y ahora resulta que va por concurso de méritos. Lo que yo diga; este país es un sindios.

Mr.Incógnito dijo...

Sin duda una colocación deseada por cada padre de vecino, si bien no se conocen adecuadamente las obligaciones que conlleva. Aún así es cierto, se le debería dar más difusión a la posibilidad de cualquiera para terminar siendo regente de reemplazo.