viernes, 23 de octubre de 2009

ESTAMOS DE ANIVERSARIO.LUSTROSO ILUSTRE LUSTRO.

Pinchen sin miedo para no dejarse las
córneas en el intento.



PRIMER QUINQUENIO DE ESTA SANTA CASA.


Lectores, comentaristas, visitantes ocasionales y demás flora y fauna exógena: bienvenidos. Bienvenidos, una vez más, pues si bien saben que andamos faltos de doblones, de educación para con ustedes vamos sobrados. Pasen. Me aclaro la voz con un traguito de cazalla. Les miro a ustedes a las orejas y me emociono de la propia emoción. Otro año más, cual ramillete de apios, unidos por la goma de la información, introducidos en la bolsa de la actualidad y luego sazonados por la especia de la razón. Nos ponemos nostálgicos-culinarios.

Este medio ya, con pantalones cortos, acude al patio de los mayores y se siente en disposición de usar expresiones soeces y de empezar a pedir un móvil, una motocicleta y dinero para farras. Y es que, en este periodo de tiempo, los tiempos han cambiado. A día de hoy usamos modernas técnicas cibernéticas para difundir la información: el pony express, el telégrafo o el grito pelao por la escalera son algunos de esas herramientas de penúltima generación que usamos para traerles, cual soga atada a un barco a la deriva, la actualidad. Somos el práctico portuario, encauzando trasatlánticos tripulados por el absurdo hasta la tranquila orilla de la opinión pública. ¡Qué bonitas metáforas pueden encontrarse en librerías al peso en centros comerciales, amigos!

Ustedes han estado ahí, comentando sin descanso, en la pertinaz búsqueda de la verdad. O bien asintiendo en silencio a lo que les traemos. O bien entrando por error buscando “el ladrón más famoso de todos los tiempos”, “la estructura del átomo” o “secretos de las pirámides”. Y encontrándose esto. Se deben haber quedado con los párpados atónitos. Es lo bueno de internet. Cualquiera con dedos y un teclado puede reflejar su parecer. Incluso nosotros, indocumentados fugados de un locódromo en oscura noche de espantosa tormenta. Cinco años. Treinta y nueve mil visitas. Una serie de conocidos que han ido desfilando por esta página para quedarse y comentar. Un grupo de ansiosos investigadores de la verdad con mayúsculas y patatas panaderas.

Es el momento de renovar nuestros votos matrimoniales. Seremos el azogue de los poderosos, el quebradero de cabeza de los conformistas, adalides del absurdo. Todo ello sin vender nuestra opinión...hasta recibir una buena oferta. ¿Cuánto tiempo seguiremos aquí? El tiempo, sabio jubilado con gafas bifocales y zapatillas de paño lo sabrá. Y si no lo sabe a ciencia cierta, refunfuñará, hará aspavientos y culpará a la juventud de los males patrios. Fieles a nuestra imagen a nuestra imagen de marca, entre otras cosas porque no nos atrevemos a trastear no vaya a ser que fastidiemos en invento, conocida es nuestra aversión por lo nuevo.

Les veo rascándose la rabadilla, abrumados quizás, y bostezando, fruto sin duda de la emoción del momento. Antes de pasarme por el patio de butacas a saludarlos de manera efusiva, entra el capítulo de novedades y promesa para este nuevo curso escolar. Si el primer año hicimos un fotomontaje de lo más chusco que ha parido abuela, el segundo año nos liamos el edredón a la cabeza y le regalamos una revista en formato binario, muy del gusto de la muchachada. Patente pendiente nació al tercer año, y ya se ha comprado un apartamento independiente, viviendo en su mundo absurdo de metáforas recargadas y de señores pintorescos. El año pasado, para ser justos, no les regalamos nada. Le prometimos que si más noticias, más cromos y demás zarandajas, que hemos ido distribuyendo con más suerte que acierto, a través de la microsección Sótano 71 express y adoptamos a un ideólogo, Salvador de Pestaña, que viene aliviándose intelectualmente de manera regular con gran acogida por parte de sus meninges. Este año, como oda a lo gráfico, como cumplido homenaje al mundo de las tablas ( del escenario, no a las tablas de ibéricos, glotones ) en breve podrán asistir a lo más granado del panorama teatral a través de “Escenas a Cinco pesetas” perpetradas por el equipo gráfico habitual. Sí. Eso es lo que da el año. Ya advertimos que el segundo año dejamos el listón en la estratosfera con la revista y sería difícil de superar. Y ante la desazón hemos desistido intentarlo. Pragmáticos, realistas o vagos, los calificativos corren por su cuenta.

Esto ha sido todo. Una ceremonia cuasi familiar, muy sentida, alejada del boato y la algarabía de otros años, ilustrada por una felicitación en forma de cómic añejo que ha tenido a bien trazar el esclavo dibujante de la casa. Casi puedo oírlo, recorriendo los barrotes de su celda con la taza de zinc, pidiendo pan y agua. Estos artistas siempre tan pedigüeños.

Ha sido un honor tocar con ustedes, sabio público. De aquí a trescientos y pico días volveremos a alquilar el local y hacer recuento. Hasta entonces disfruten con la programación habitual.

Ahora pasen, si gustan, al saloncito rosa, donde tras una colecta mandaremos al chico de los recados por dos Pichicolas y una bolsa de crequitos. Gomaespuma dixit.

Buenas gracias y muchas noches.
Mister Incógnito always remember you. And you too!. Fiestas Patronales de Sótano 71 2009. Algunos derechos en remojo.

7 comentarios:

sangreybesos dijo...

¡Albricias, una fiesta de aniversario! Cinco años... Me imagino que eso debe ser una jartá, porque yo mido el tiempo en parsecs... Total, que sí, que vamos a celebrarlo, que ya me rasco yo el bolsillo y compro un pan cateto cortado para mojar con lo que quiera que tenga usted en la nevera, hombre...

Guillermo dijo...

Cinco años ya, quien lo diría. Gracias a su incansable y poco remunerado trabajo soy una persona mejor informada y más consciente de los extraños fenómenos que suceden a nuestro alrededor, o no, quien sabe.

En cualquier caso me sumo a las felicitaciones y les doy las gracias por su trabajo.
A ver si este año puedo conseguir una foto con Mr.Incógnito. Espero que la botella de gaseosa y la bolsa de Doritos que traigo para ayudar a amenizar la fiesta (sabedor de su escaso presupuesto para estos menesteres) me ayude en mi propósito.

Se despide un ávido lector de sus boletines informativos, o lo que quiera que sean.

Luc dijo...

Señores:
algunos nos hemos apuntado hace poco. Pero si se me permite la entrada al guateque yo pongo el picú y los discos de 45 revoluciones. Y un radiocassette con cd por si acaso.

loquemeahorro dijo...

¡Cinco años! ¡Enhorabuena! y sobreviviendo a búsquedas como "el ladrón más famoso de todos los tiempos", que tiene más mérito.

Pues muchas felicidades y que cumplan muchos más, amiguitos que .... vale, lo dejo.

pd. Me ha encantado lo del píloro

S. dijo...

y que sean muchos más.
Quiero fiesta fiestaaaa

El Señor de las Moscas dijo...

Oh my jander. Un lustro lustroso que me cumplen. Quién lo hubiera dicho. ¿Piensan hacer fiesta? ¿Piensan poner mitades de sandwiches de pan bimbo? ¿Pueden ser de foie grass? ¿Puedo ir? ¿Podré mezclar la fanta y la coca-cola y hacer fanticola?

Mr.Incógnito dijo...

Tras cruenta lucha intergaláctica contra Los Señores del Cemento (tm) y un encarnizado combate contra El Error Informático (s.a.) estamos en disposición neuronal de contestar sus felicitaciones.

sangre y besos: Medido en parsecs ni idea oiga, todavía estamos aprendiendo lo de la aguja larga y la aguja corta. Respecto a su idea de pan cateto lo podemos remojar alegremente con la escarcha de la citada fresquera.

Guillermo: Todo por ustedes, apreciados lectores. Usted es un potentado, incluso traerá picoteo de marca. Tendrá usted retrato fotográfico incluso autografiado.

Luc: ¡Incluso equipo sonorizado! Pardiez, este será un guateque presupuestado en cuarenta duros, al menos.

Lo que me ahorro: Y recuerde, cinco años sin contenido erótico festivo. A estas altura debemos ser de los pocos, oiga.

S. Invitada queda al piscolabis y posterior meneo de esqueletos. Modernos somos, yeah!

El señor de las moscas: Es usted un tipo de gustos extremos, como sospechábamos. ¿Se atreverá a consumir pan de molde cortado en diagonal? ¿afrontará el reto de consumir bebidas que quizás le causen un daño irreparable en su salud? Amigo, queda invitado, pero modere sus impulsos autodestructivos.