viernes, 4 de julio de 2008

¡PARA TI QUE ERES MALO!

CONSEJOS LIGERAMENTE PRÁCTICOS PARA EL ENEMIGO DEL MONTÓN.

Ya sea usted, señor enemigo, un grupito borroso de píxeles o un ramillete de sofisticados polígonos, se enfrenta cuasi a diario a la amenaza del héroe de turno, aguerrido luchador por la libertad sin ánimo de lucro ( el muy iluso ), las princesas cautivas, las pizzas de peperonni y otros risibles proyectos empresariales. Desde esta tribuna, que nunca ha entendido por qué los malos están avocados al desastre, le pasamos bajo la puerta unos consejillos básicos para el día a día. ¡Apunte! ¡Pero para otro lado zopenco!

1. Los barriles rojos se pintan de este color por algún motivo, no por lo económico del tinte en cuestión. ¡Son explosivos alma cándida!. En un tiroteo no se esconda tras uno de ellos, sólo conseguirá que el jugador apunte al barril y ¡katapum!, se queda usted como el culo de un cenicero. Y nada de protegerse tras un cajón de madera ¡últimamente se destruyen, los programadores cada vez le ponen más trabas amigo!. Aconsejamos una gruesa pared de cemento o correr como una loca.

2.Esa cosita redondita que bota y rebota y llega a sus pies no es un presente, aunque tenga pinta de piña. No recoja las granadas de mano y considere si tiene tiempo de devolverla a su destinatario mientras mira al explosivo con ojos de boquerón. Acuda a la esquina más próxima. Y por supuesto, no se le aparentar ser más listo que los enemigos de su generación tapándola con su texturizado cuerpo. Sus compañeros no tienen sentimientos: no lo harían por usted y no sentirán su pérdida.

3. Ese prepotente enemigo, el héroe de guardia para más señas, se esconde tras un obstáculo, realizando disparos de forma aparentemente aleatoria. No arriesgue ese cuadradito que tiene por cabeza asomándola tras su seguro refugio a ver si se ha ido o si el héroe se ha decidido a esperarle a usted, ¡salvo que al jugador le toque ir a comer, nunca se dejará matar!. Incluso entonces preferirá desconectar la consola a darle usted el gusto de volarle la tapa de los polígonos. En resumen, no se asome, usted lo tiene todo hecho, ya verá como viene.

4. Muy importante por último, amigo, ¡no espere su turno para atacar!. ¿Cree que si vinieran dos docenas de jugadores le atacarían respetando el orden de la fila? No me sea usted igual de insulso que los enemigos de los Pagüer Ranyers. Ataque mientras el otro está de espaldas si es preciso, ande, como si él no fuera a hacerlo. Conseguirá que el jugador monte en cólera y lo tendrá desconcentrado para la siguiente vida o "continue".

Nunca atenten contra el sentido común. El enemigo no les aprecia y no dejará ni uno con vida con tal de que le regalen un bonus al final de fase. Ahora salgan a la calle y tengan cuidado ahí fuera. Y recuerden, si el “final boss” de la fase muere, no se tire usted al suelo por solidaridad. Aproveche la posturita de victoria del héroe de pacotilla y déle para el pelo una de mi parte.




Gabienete de Asesoramiento Mediático del Enemigo Ocupacional de Videojuegos y otros Entretenimientos Recreativos ( G.A.M.E. O.V.E.R. )

2 comentarios:

Antonio dijo...

ammmm, ya decia yo, con razon me daban caña siempre, muchas gracias por las lecciones señor Incognito, creame que las tendre muy en cuenta.

Mr.Incógnito dijo...

Nada nada caballero, para eso estamos, para servir a la comunidad.