domingo, 3 de junio de 2007

GUISANTES A MANO ARMADA.

GRUPO DE CHÍCHAROS CAUSAN INDIGESTIÓN A LAS AUTORIDADES.

La pregunta de si estamos solos en el universo...dejénme ver mis notas...bien, será respondida la semana que viene. Pero no crean por ello que se van a quedar sin su ración de misterio esta semana ( o estos quince días, parece que el no cobrar por trabajar nos afecta a la hora de cuadrar horarios, mire usted por dónde ). Es probable que no lo haya oido por televisión, ya que lo emitieron un martes a las tantas, entre teletienda y teletienda, pero vamos a poner en limpio los hechos que han traído de cabeza a autoridades y expertos de este país. Les hablamos, como no, de los ataques que han sufrido ciudadanos de bien y decentes ( eso dicen todos ) a manos...¿manos?...todo sea por los tópicos, a manos de una banda organizada de guisantes.

Celebración pomposa por todas las alturas del enlace matrimonial de la hija de los Duques de Sacamuelles con un señor con párpados caídos que pasaba por allí. Cuarenta autobuses desplazaron a los dos millones de invitados, que llegaron algo arrugados ( sus trajes, ellos iban ya arrugados de casa ), al opulento convite celebrado en Le Chasson Du Fegmin ( antigua Tasca Fermín ) a doscientas millas del pueblo más cercano. Lo más florido de la sociedad aristocrática, famosos y demás presuntos trabajadores se personaron esperando dar rienda suelta a sus mandíbulas. El drama tomaba forma. Los invitados disfrutan de los canapes de foeigrás mientras en la parte trasera aparece un vehículo de reparto. En declaraciones del vigilante de turno “Ahora que lo pienso, creo que lo conducía un chícharo (guisante),¿ qué si no me extrañó?, si viera usted cada uno que pasa por aquí...”.

11:37 minutos. Dos capas de maquillaje y la novia que se ocultaba debajo se presentan en el salón de bodas mientras asistentes de la casa aristocrática “arrastran amablemente” al contrayente, que se deja las uñas en el marco de la puerta. Los guisantes, cronometrados, cortan el fluido eléctrico. Se ha levantado el secreto de sumario ( con resaca, por lo visto trasnochó ), pero uno de los empleados del salón de bodas nos asegura que “creo que tenían a alguien trabajando desde dentro, seguramente alguno de los guisantes del estofado, yo los ví muy verdes y lustrosos para estar pasados por el fuego, y después del follón no volví a verlos”. Tras el pánico inicial y la sustracción de varias billeteras ( sin que se puedan atribuir a los presuntos guisantes ) estos últimos aparecen, y los invitados, siguiendo órdenes del presunto cabecilla, depositan sus pertenencias en sacos habilitados por los pillos a tales efectos. Según testigos el novio intentó ocultarse en uno de los sacos, pero la novia lo sacó por los pelos. Advirtieron que si en dos semanas alguien salía del salón le darían “matarile”. Los invitados permanecen aún hoy en las dependencias, con el maquillaje hecho unos zorros y comiéndose los manteles de hilo ( con sal ).


Los sospechosos en el momento de introducirse en el vehículo
que utilizaron para huir.

Las autoridades se han apresurado a tomar cartas en el asunto. Exactamente una sota de bastos que les faltaba para completar las siete y media. Desde entonces varias fuentes de investigación ( de las buenas, de las que puedes meter en el microhondas ) han atribuido a esta banda organizada de delincuentes el saqueo de dos sucursales bancarias, tres chaletes en la costa, la subida de los precios de la vivienda y los bochornosos resultados de nuestro país en Eurorisión. Si observa con temor como un guisante merodea por su vivienda o comercio, por favor, póngase en contacto con el locódromo más cercano, velamos por su higiene mental....no acaben como nosotros.

Informó Agustín Tríscano de Huerta.

4 comentarios:

Luigi dijo...

Coincido plenanemente. Los guisantes son unos seres verdes e infames, que estropean especialmente cualquier paella. Además me miran mal, sobre todo cuando los estofo con morcilla, que la única forma razonable de disimularlos.

Mr.Incógnito dijo...

Si algo caracteriza a los guisantes es que, a pesar de su supuesta tendencia a la dulzura, en lo personal son unos vegetales de lo más arisco.

la princesa dijo...

Grrrrrrr, esta noche pasada no he podido pegar ojo y eso que duermo sobre 20 colchones!!!!
Mi piel real se vio alterada por la presencia de uno de esos seres verdes de piel rugosa, arghhhhhh!!!
Quéascopordiossssssss!!

Mr.Incógnito dijo...

Para solucionar este problema "real" le proponemos que introduzca un garbanzo remolón bajo los colchones. Bien es sabido por todos la rivalidad de ambos productos, para volver a acordarse del guisante tendrá que consultar una enciclopedia.