domingo, 5 de noviembre de 2006

GRANDES BARATIJAS DEL CELULOIDE.

HOY: “VILLAGE OF THE KIND PEOPLE”.

Volvemos con la sección preferida por dependientes de videoclubs, cinéfilos y un señor de Albacete. Ante la avalancha de títulos de dudosos méritos artísticos a la que asistimos en los últimos lustros, volvemos la vista hacia atrás...para comprobar con sonrojo de aletas nasales que eso de hacer películas birriosas adrede viene desde los tiempos del blanco y negro. Les traemos un film que si bien no obtuvo premios, propició que el director del mismo se mudara de apartamento ante la mofa y escarnio de sus compatriotas de escalera.



Molly Louise y Jhon Asecas son una pareja de dos novios, que cruzan el estado de Petarda ( Illinois ), para asistir al bautizo por lo civil del mono amaestrado de la señora suegra de Jhon, madre de Molly para más señas. Tamaño acontecimiento les embarca en un viaje en un vetusto automóvil, y quiere la fatalidad, el destino o que los manguitos del radiador iban atados con cuerdas que el vehículo decida no funcionar más en las proximidades de Kind Hill. Esto que le hemos contado se traduce en la máxima del terror de “ van unos en un coche que se estropea en un pueblo chungo “, que lleva propiciando películas desde los tiempos del cine a manivela.

Nuestros azorados protagonistas ( no tenemos idea de qué significa, pero venía en la caja del vhs ) deciden recorrer mediante sus propios zapatos el camino que conduce a esta bucólica villa. Como son personas de su tiempo ( años 60 ), están preparados para encontrarse cualquier cosa: alienígenas, plantas que se comen a personas, monstruos horrendos o lo que es peor, comunistas con cejas gordas. Pero no están preparados para el peligro que tienen ante sus narices. Kind Hill es un lugar repleto de gente amable. La pareja de novios aguanta estoicamente los saludos, abrazos, arrumacos y estiramientos de mejilla a los sometidos por parte de los habitantes del lugar. El problema viene cuando los aldeanos compiten por el título de “persona más amable de Kind Hill”. Los kindhillianos, con amor a espuertas para repartir persiguen a nuestros protagonistas, ofreciéndoles regalos, palmaditas en la espalda y demás atenciones. ¿Conseguirán escapar de tanto cariño? ¿se quedarán para siempre en este pueblo azucarado? ¿podrá ver usted la película hasta el final? Nosotros gastamos el botón de fwd ( entiéndase forgüard ) del mando del vhs por si les sirve de advertencia.

La película en sí no es tan infumable como podría aparentar. Eso sí, la credibilidad del film se ve trabada ante el hecho de que los protagonistas pasen treinta y siete veces delante de la misma barbería ( seguramente hicieron el rodaje en un pueblo pequeño ). Así mismo, el montaje es caótico: el responsable confundió los rollos de películas y de esta manera a la mitad de la historia y durante diez intensos minutos asistimos a la comunión del sobrino del productor ( que dicho sea de paso, son los mejores instantes del film ).

Si con toda esta parrafada no hemos conseguido quitarles de la cabeza asistir a este bodrio, le recomendamos que la vea acompañado de esas visitas molestas que intentan comer de gorra en su casa, y que huirán con aspavientos de brazos incluidos. Nosotros mismos lo hemos probado...y aquella noche tuvimos que pegarle bocados al tetabrik de leche.

Criticó Anselmo Toronjas, que una vez ojeó un libro de cine y no lo compró porque no llevaba suelto.

8 comentarios:

Guillermo dijo...

brrr suena aterrador eso de tantos abrazos...

Mr.Incógnito dijo...

Cuando intruduce la cinta en el reproductor, creanos, es mucho peor de lo que parece.

La gente normal dijo...

Yo lo que veo es que vos como que no entendiste la película, es decir mirá el profundo significado, la semiótica utilizada, es decir, es profunda audáz, no lo vez? mirá que cuando los protagonistas huyen de la gente que les demuestra su cariño es toda una profunda apología a como los seres humanos nos alejamos de quienes nos quieren, sniff seguramente es un momento lacrimógeno, que vos, seudo crítico de cine, no supiste aprovechar, es una película que hay que ver con pañuelo, mirá que el automovil parado en mitad de la carretera tiene un simil con la vida misma¡¡ como muchas veces con la felicidad en nuestras narices ( es decir la carretera del pueblo frente al auto) nos toma un poco de tiempo encontrar esa felicidad, es decir si no vamos a ella, porque la felicidad está allí ( cuando nuestros protagonistas caminan hacía el pueblo) ves??? ves?? es profunda este hombre se adelantó a nuestro tiempo, el sabía que el futuro esra triste , oscura y aterrador.
Y por que no se varó en NY, te preguntarás vos, pues obvio, por que en las ciudades grandes la gente no se escucha, mientras que en los pueblos pequeños, todo es bello y acogedor, entendés? mirá ke está llena de símiles, y vos, la volvés papilla, es ke me imagino un moneto profundo de recogimiento mientras veo a la hermosa ,pacífica y adorable gente de Kin Hill.

Mr.Incógnito dijo...

Caballero, tiene usted toda la razón que es posible darle a una sola persona. Eso sí, este equipo nunca ha presumido de tener gran visión del cine...es que nos sacan de un tipo fornido cargándose a los malos y ya nos perdemos...

Como penitencia, volveremos a ver del derecho y del revés la película en cuestión, si nos viene larga, nos taparemos un ojo o algo.

Gracias por su acertada crítica.

Anónimo dijo...

Pues hombre, con gusto podemos montar un ciclo de cine de películas como los gremlins, donde se observa que su apetito de destrucción insaciable es por falta de cariño, y por que etsa sociedad está corrupta por la estética, claro¡¡ al chikitito peludito, si lo quieren , pero cuando ya no tienen pelito ahí si la gente los rechaza, es xenofobia aplicada, o de los muertos vivientes, donde en realidad al comer sesos se está hablando de la destrucción de la memoria colectiva, pro vos sabés que hay directores más explícitos que otros, es decir aeste le gusta mostrar como la humanidad en su decadencia ( es decir , los muertos) no aprecian el conocimiento y lo destruyen ( es decir cuando los muertos se comen los sesos de la gente) , en fín deberías ver lo hermoso que es habalr de películas tan profundas o memorables como Porky's o la vengaza de los nerd's,, en fín ahí le dejo la inquietud.

El Torres dijo...

Pues esta peli no mola nada. Menos mal que Michael Bay está preparando un remake con Nicholas Cage donde salen muchas explosiones y el Cage pone cara de loco ante el malo que es Donald Sutherland que siempre va muy elegante y fuma en boquilla.

Michel Rodrigues dijo...

Hola, viejos,

Soy la Michel Rodrigues, que va a salir en el rimeik ese de pareja del Cage. Somos los que llegamos al pueblo y nos encontramos la papeleta. La papeleta de la loteria, que pone como loca a la gente del pueblo y entonces empiezan los tiros y desmembramientos y porrazos a tutiplen. Eso si, con mucho amor. Estamos ahora en prerodaje, al menos hasta que me den la condicional en el penal del Paso por mi ultimo asalto a mano armada (todo lo demas iba armado tambien). Mientras tanto, hago de extra en Prison-Tiebreak, que va de fugas y de tenis. Creo que el rimeik va a ser un taquillazo. Si no, el taquillazo se lo dare yo al pubico por berzas y nenaza. Saludos, chatos!

Mr.Incógnito dijo...

Bienvenidos al sótano cinéfilo. Este mediodia daremos respuesta a las variadas cartas que han llegado a la redacción:

la gente normal: nos congratula en gran medida la inquietud con la que nos deja. Compartimos su particular visión del género fantástico y nos quedamos con la lista de películas que nos brinda para hacernos una maratón.

el torres: gracias por la aportación de noticias de última hora. Será un placer ver la reacción de Nicholas Cage ( léase nikolas keich ) mientras salta por los aires tras una explosión y abrazado a un pueblerino.

michel rodrigues: es un placer tener como telespectadora ( al fin y al cabo esto sale por una especie de tele ) a la única actriz que le podría plantar cara a una turba de hooligans y salir victoriosa. Agradecemos la puesta al día de sus proyectos y rodajes. Tal es así que le vamos a enviar una lima a la prisión en la que se encuentra para que vuelva usted prontamente a las pantallas.