lunes, 5 de septiembre de 2005

CLÁSICOS DE LAS ESTANTERÍAS DE ALQUILER.

BAJO LA LUPA “TERROR A LA VUELTA DE LA ESQUINA”

Conmemorando el vigésimo tercer aniversario ( y dos meses de pico ) de la proyección y el posterior éxito de dicho título en los cines de medio mundo, la distribuidora de fotogramas muy juntitos Metro Golden Alcachofa aprovecha la coyuntura y lanza al mercado de la compra, el alquiler y el prestamo familiar este clásico de las casas encantadas, que a la postre estableció los cimientos ( nunca mejor dicho ) de este tipo de producciones.

Breve sisnospis....sisponsis....sinspon.... breve resumen: Un padre de familia, de esos de chaqueta a cuadros con coderas de polipiel adquiere junto a su estupenda y estadísticamente adecuada familia ( e inteligente perro que siempre sale ileso ) un gran caserón a las afueras de un pueblo de esos a los que se llega equivocándose en dos desvíos de la carretera general. Todo parece estupendo ( incluso el papel rosa de las paredes ) hasta que un vecino cotilla les cuenta que la casa se construyó sobre dos cementerios indios, una fosa de resíduos nucleares, una mina abandonada y las ruinas de una discoteca de los 70. En ese momento empiezan a aparecer los sustos: paredes sangrantes, muros agrietados, puertas que se cierran y se abomban, extraños destellos de luz...( lo que viene siendo el problema de cualquier vivienda media recién construida en los tiempos que corren ). Es inútil pretender contar más sobre el argumento de la película, porque la última vez la ví me quedé dormido en a mitad y no me acuerdo de mucho más.

Por ello, destacaremos los que son a nuestro juicio los mejores extras que rellenan los catorce ( sí sí, 14 ) deuvedeses de los que consta esta edición:

-Tour interactivo por los exteriores de Habocoloum, en los que se rodaron los dos segundos y medio de tomas exteriores que aparecen en el film. Destaca la entrevista con el dependiente del drugstore local.
-Efectos de maquillaje con pincel y escoplo.
-Hemoglobina con sabor a cacao: efectos sangrientos de saldo.
-Cuadernillo de rodaje, el director relata sus neuras personales.
-Número musical eliminado “ los espectros vuelven a casa por acción de gracias “
-Respetando las tradiciones: nos inventamos la religión de los Navajos.
-Fiesta de preproducción, fiesta fín de rodaje, fiesta del martes, fiesta de los quince días e imágenes de las cientotres fiestas restantes.
-Entrevista con el director, el director de casting, el director de fotografía y el director de traer cafés con dos terrones y sin leche.
-Los actores se meten en sus personajes y no saben salir.
-El malo cuenta un chiste.
-Minutos musicales.
-El realizador hace mimo para rellenar los extras.

Puntuación: 9 sobre 10, porque a ningún crítico se le ocurre decir que no le gusta un clásico.

Ficha técnica ( ya estamos aprendiendo a hacerla ) Director: Alfred D. Emencial. Actores ( algunos, todos no caben ): Michael Stroboscopio, Martina Klines, Aftung Von Pelotem. Guión: Gergorio Prudencio Hijo. Fotografía: Monique D´Lacamara. Música: Tom Estomecansa dirige el Coro de Panderos de Milwaukee. Producción Stephen Dedales. Distribuye: Metro Golden Alcachofa.- EEUU.1982 / 28 horas si se ven todos los extras del tirón ( cosa que dicho sea de paso no recomendamos ).

Criticó Felipe Cadeneta en tono jovial.

5 comentarios:

Mycroft dijo...

Me encanta lo de "de esos de chaqueta a cuadros con coderas de polipiel"...esta usted definiendo toda una clase social de los 70s(y primeros 80s) con una simple referencia...genial...pasa a formar parte a partir de ya de mi diccionario cinéfilico-sifílitico...

René dijo...

No olvide el libro que se publicó hará unos cinco años en el que se relata cómo la actriz principal, el secundario que hacía de gurú hindú, la azafata del vuelo en el que viajó el director un fin de semana volviendo al lugar del rodaje desde la casa de sus padres en Milwakee, y un tío del cámara murieron en extrañas circunstancias. Terrorífico.

Mr.Incógnito dijo...

Vayamos por orden. Lo de las coderas carece de mérito, porque con ver un par de peliculas de este calado y con el ojo atento se aprecia esta corriente de moda.

No, no lo olvido,he preferido obviar esa parte de la historia al estar comentando la película en sí. Recuerden también el fotograma con el espectro del niño serio tras la lavadora ¿o era tras la nevera? ,no recuerdo.

engelson dijo...

Aunque ciertamente tarde, agradezo todos los detalles de la ficha técnica, el Coro de Panderos de Milwaukee siempre ha tenido un estilo que he admirado vivamente, y el resto del equipo merecía un reconocimiento en este blog.
Solo señalar, si se me permite, que en este tipopelis siempre hay una ventana con la luz encendida; cosa que a mi, y a nadie más, acojona.

Mr.Incógnito dijo...

Imagine el recibo de la luz a final de mes, que esto de tener habitaciones encendidas 24 horas gasta. Y las compañías eléctricas no entienden de posesiones infernales o fenómenos metafísicos.