martes, 23 de agosto de 2005

EL MISTERIO DE LOS ENVIADOS TRANSDIMENSIONALES.

EXTRAÑO CASO, YO AÚN DIRÍA MÁS, CASO EXTRAÑO

Todos estábamos casi convencidos de que las leyendas urbanas no eran más que un simple camelo, pero como siempre la realidad se empeña en llevarnos la contraria. Los hechos que vamos a intentar relatarles son escalofriantes, Acuesten a los teléfonos y desconecten a los niños, porque el horror se aproxima a sus retinas.

Macetón de la Cococha, Villabruño, 16 de agosto, tantas de la tarde. Fulgencia Patarriba, de 18 años de edad se encuentra en casa junto a su amiga del alma ( por la espalda se ponen a la altura de un calcetín sudado mutuamente ) Gregoria Panqueque. No cuentan con dinero para acudir a las fiestas por la patrona del pueblo, Santa Cucufata del Wolframio y los padres de las respectivas las han dejado solas. Haciendo gala de poseer menos capacidad cerebral que una cebolla ( de las moradas ) comienzan a contar historias de horror, terror y otros géneros variopintos. Gregoria cuenta a su amiga la leyenda de Ilsufanto, del que dicen que si te colocas delante de un espejo encarado al sur-suroeste con una humedad relativa ambiental del 72 %, con dos velas en ambas manos y con el correspondiente ritual vocalizado, aparece, y si de por sí el susto es pequeño, además hace cosas malísimas con las invocadoras. Ni cortas ni largas se colocan frente un espejo de cuerpo entero en mitad del salón, con dos candelabros y a oscuras repiten lo siguiente ( no lea esto en voz alta por lo que más quiera ): “Ilsufanto, Ilsufanto, escucha esto que yo te canto” y proceden a dar un recital de lo más variado, entre ellos grandes éxitos tales como “ aceituneros que venís a marear el olivo “, “el de la mula torda es cuñao mio por parte de tio político “, “me sustrajeron el carro “ y otros que nos dan igual repelús. Cuentan que en el espejo apareció un rostro terrible, con grandes ojeras, ropa arrugada, expresión vacía....y que no venía de estar de juerga.
El atormentado espíritu dicen que se presentó a sí mismo como Ilsufanto, condenado a vagar de aquí para allá entre espejos, cacerolas y otras objetos reflectantes y aparecerse en el momento de que algún iluso se atreviera a cantar alguna canción con derechos de autor aún vigentes. Viene de extraños mundos y exige la satisfacción de dichos derechos, o de lo contrario condenará a los invocadores a un mundo de tinieblas, sufrimiento, veinticuatro horas de fútbol de tercera regional y otras torturas inhumanas.

Ante estos acontecimientos, inesperados a la par que grimosos, muchos, con el temor correteándoles por el espinazo han dejado de tararear ningún tipo de música, han destruido sus.....”copias de seguridad musicales” y han tapiado los espejos con doble hilera de ladrillo castellano. La Agrupación de Gente que Canta Canciones y/o Escribe Letras Muy Bonitas Para Que Las Canten Otros , se han apresurado a asegurar ( se han apresurado tanto que han llegado a la rueda de prensa jadeando ) que de esto no tienen la culpa aunque por otra parte se alegran sobremanera de que haya ocurrido, que estan muy faltos y que inventar tonadillas para que otros las escuchen sin pagar esta muy feo.
Las insensatas invocadoras han sido puestas a disposición de los amables enfermeros del Centro de Descanso Mental Doctor Von Tecla. Leyendas urbanas, espíritus transdimensionales, derechos y canones musicales, todo demasiado horripilante incluso para nosotros, que no salimos de nuestro asombro...ni nos cruzamos ante un espejo.

Informó Gabinete de Hechos Extraños y Cuchufletas de Sótano 71.

4 comentarios:

El Vaugan dijo...

Hemos vuelto de nuestro más que merecido descanso y nos hemos topado con tus palabras... Gracias por ellas y por tus comentarios, y por supuesto por leernos, si es que sigues estando tan loco como para querer hacerlo ;)

un Saludo VideoAreniL.

Mr.Incógnito dijo...

Si algo caracteriza al invento este es que hay que estar bastante loco para continuar...no obstante, hay información que merece ser contada.

Mycroft dijo...

Riase usted de Candyman, donde este Ilsufanto...ese si que acojona...

Mr.Incógnito dijo...

Hemos sido testigos y podemos decirle que nos estamos dejando los cuartos en tinte para el pelo, porque se nos ha quedado blanco desl susto.