domingo, 11 de noviembre de 2007

BACK TO THE 70´S

LA TEORÍA DE LOS VASOS COMUNICANTES SE NOS QUEDA ESTRECHA.

A trescientos metros de la salida de la comarcal de Barranco del Piojo, dirección Prusia, la física de andar por casa ha recibido una colleja. El Top 10 de teorías espacio-temporales se ha ido a confeccionar puñetas y algún científico con ganas de medrar ya ha soltado aquello tan socorrido de “no, si yo ya lo sabía y no se los quería decir”. A siete pasos y medio del merendero “Santa Angustias” de la citada localidad, un agujero intertemporal, que según algunos comunica con la década de los 70, se ha abierto como los poros después de una carrerita para coger el autobús.

Todo empezó el pasado martes a eso de las cinco y media, aunque con la coincidencia del horario "siestivo" y con el pueblo planchando la oreja, bien podía haber empezado un par de horitas antes. A.W., tratante de cupones premiados de la localidad, se trasladaba a la localidad vecina a lomos de un teat panda. “Una bola brillante en el cielo, unos destellos y unas luces estroboscópicas de finales de los 70 invadieron el carril derecho. Le hice señales acústicas insultándolo por la ventanilla pero no se apartó. En el último momento se me enganchó una sandalia en el pedal de freno y pude evitar ser engullido por el vórtice”. Son las declaraciones de este humilde timador tras pasar la prueba de “camine usted por la línea blanca cantando los pajaritos a ver si está trompa”.

El señor con camisa abierta que se encarga del merendero “Santa Angustias” nos regala algunas palabras. “Pues yo vi a unos zagales rondando por el aparcamiento con un palo. Para mi que el agujero temporal es por su culpa”. Tras caer en la cuenta de su propia imbecilidad supina, rectifica y añade “Al final habrán sido los comunistas”, teoría mucho más ajustable (mediante velcros) a la realidad.

Según el último Catastro de 1907, la bella localidad de Barranco del Piojo cuenta con una superproducción de “personas mentalmente especialitas”. El añejo dato ha sido demostrado por el deseo de mayores, pequeños y calvos a entrar, por propia voluntad, en el extraño vórtice. “Es que yo no viví aquella época y desde que alquilé Fiebre del Sábado por la Tarde estoy deseando calzarme los pantalones de pata de elefante” comenta a los medios congregados el ciudadano Julio Mastuerzo. Para otros, como el excelentisísimo señor Don Alcalde de la localidad, en declaraciones realizadas mientras era aspirado por el ignoto fenómeno y a voz en grito “¡volveré a aquella época, donde servidor contaba con mayoría absoluta, hacía lo que me daba en gana y tenía más pelo en las patillas que dentro de las orejas!”.

El fenómeno, visible desde varios kilómetros a la redonda, ha congregado a nostálgicos, adeptos a la paranoia, directores de cine y otros bohemios, que disfrutan del espectáculo y cada noche organizan una charla coloquio con las reglamentarias pipas. Las autoridades, un poco dispersas en estas latitudes y más acostumbrados a rifar permisos de obras y sellar impuestos, se encuentran de cejas cruzadas ante el asunto. La única iniciativa proviene del Concejal de Tráfico y Rotondas, que ha tenido a bien confeccionar una señal de tráfico indicando el hecho, realizada en el taller de un sobrino suyo de toda la vida, para poner sobre aviso a los tres o cuatro conductores que, como media, pasan al año por esta localidad. En definitiva, un extraño suceso sobre el que no les mantendremos informados, como tenemos por costumbre.



Prohibido adelantar a los vehículos que son absorbidos por su derecha.

Agustín D´Alpandeire, enviado especial con cámara Súper 8mm.

6 comentarios:

saricchiella dijo...

Fíjese que me ha dado una idea, yo que iba buscando sitio para la fiesta de Nochevieja. Además, el grupo de amigos descontentos que invitas por compromiso no se podrán ir a la mitad.

Y digo yo, ¿han mandado ustedes a algún intrépido reportero a través del vórtice? Sería un gran reportaje recoger las opiniones de los ciudadanos de los setenta sobre los habitantes de Barranco del Piojo de este siglo. ¿El espécimen garrulo ha evolucionado a través del tiempo? Cuántas incógnitas!

Saludos :)

pd.- Por cierto, pásense por mi casa, que han sido nominados como Blog del Día... y así ya les invito a un piscolabis y tal :)

Mr.Incógnito dijo...

Hemos ido a su casa, hemos probado los saladitos y le hemos dejado un mensaje en la nevera. No podíamos ser menos.

Otro par de docenas de gracias.

CleoPetra Jones dijo...

Hola, papitos,

He tenido que venirme a este lado del vortice (y, por cierto, como lo tienen de polvo, oigan) a ponerle un email porque en los 70 los sellos para esta epoca estaban tela de caros. ¿Podria decirle al alcalde del pueblo que asfalte el vortice de una vez y que no nos mande mas garrulos en calcetines blancos?, ¡que nos bajan el nivel en las discos, titis!

Gracias, nenes, y marcha al cuerpo!

Mr.Incógnito dijo...

Primer mensaje de alguien que se coló en el vórtice y ha vuelto, más o menos satisfecha, a contarlo. En palabras de las autoridades "Lo de los calcetines blancos se arreglará colocando un guarda intertemporal galáctico con pinganillo.

Lo de asfaltar...está más dificil, el cemento tiene que venir de Alemania".

Sólo decirle aquello de shake the body.

Luigi dijo...

Para todo existe una explicación científica, no va a ser menos este caso.

Al merendero acude asiduamente mi suegra y sus amigas, pues dice que las alubias pintas que sirven son estupendas y las raciones mas que generosas.

Si circulaba usted por la zona tras los postres, no dude que lo que en realidad observó es, en realidad, las turbulencias producidas por las flatulencias múltiples de mi suegra y la granja de bestias que la acompañan.

Alégrese de haber sobrevivido.

Mr.Incógnito dijo...

Retomamos la respuesta que servicios ajenos a la voluntad divina cortaron ayer:


Siendo su teoría válida como cualquier otra y ajustándose a derecho, dudamos que las tribulaciones intestinas de su señora suegra puedan desplazar personas y cosas en el tiempo.

De ser así, no debe odiarla: puede hacerle rico.