domingo, 9 de septiembre de 2007

SECRETOS IGNOTOS DE LAS PIRÁMIDES.

Y NADIE NOS LO CONTÓ: ESTUVIMOS ALLÍ.

Buenas madrugadas tengan ustedes. Una vez revueltos, desechas las maletas y guardados los calcetines en el cajón correspondiente, somos todo suyos. Quedaba pendiente realizar el resumen de nuestro periplo por las lejanas latitudes. Nosotros, experimentados aventureros que a los castillos subimos y a las cabañas bajamos y una vez llegamos solitos hasta la esquina, estuvimos de verdad allí ( que no sirva de preincidente ) y se lo contamos con pelos y piojos. Reunida la redacción en pleno, salvo algún enfuruñado al que no le dejaron ir y lleva tres horas haciendo fotocopias del mismo folio, hemos decidido comentar de viva voz y en comandita nuestras impresiones del viaje. El lado más humano. Y también el que menos trabajo da, para qué ser mentirosos.

MODERADOR-Bien, creo que deberíamos empezar por una impresión general.
REDACTOR 1-Hombre, siendo así...Egitpo está ciertamente lejos.
REDACTOR 2-Y es grande. Y arenoso.
M – Si os parece bien, vamos a centrarnos en el tema de las pirámides.
R1- Estupendo.
R2 –No lo veo claro, pero al no tener voz ni voto, acepto a regañadientes.
M -¿Cómo de grandes serán las pirámides?
R1 –Pues tal que así –nuestro compañero enseña su estimación de altura ayudado por ambas manos a cámara.
R2 –Un poquito más casi.
R1 –No diría yo tanto.
M. ¿Qué pensais de la datación de estas construcciones? ¿Pensáis que son correctas?
R1 –Me encanta que me hagas esa pregunta como habíamos acordado. Según los trabajos del insigne egitpólogo Francesco Sadic, las pirámides podían tener unos ocho mil años de antigüedad.
R2 –Pues a mi me inspira más confianza la corriente oficial...¿has visto la cara de ese tal Sadic?
R1 -¡Cáscaras! –exclama Redactor 1 arrepatingándose en la poltrona.-A mí los cálculos oficiales también me valen.
M –Me gustaría tener vuestra primera impresión al ver las citadas construcciones.
R2 –Bien, en honor a su nombre, son piramidales ciertamente.
R1 –Y siempre tienen una parte a la sombra.
R2 –Chico, pues no di yo con ella, con lo bien que me habría venido.
R1 –Justo la parte contraria al sol.
R2 –Claro, es que tu eres de ciencias.
M -¿Qué recordais de la experiencia de habernos introducido en la pirámide de KAP...KAFREN...la pirámide del medio?
R1 –Una experiencia mística, sin duda alguna.
R2 –Me encontré con un amigo del colegio en la cámara mortuoria.
R1 –Pues vaya un sitio...
R2 –No, mejor así, me libré de invitarlo a tomar algo.
R1 –Ahora que lo dices deberían poner minibar en la galería de entrada.
R2 –Y armarios empotrados.
R1 –Eso me recuerda el hotel en el que estuvimos.
M –Grandísimo, enorme.
R2 –Y tanto, ¡me perdí en el baño de la habitación!
R1 –No estamos acostumbrados a tanto lujo hijos mios.
R2 -¿Cómo se equivocarían en recepción y nos darían la suite presidencial?
R1 –Si te parece volvemos y se lo preguntamos al dueño.
R2 –Quita quita, ¿y devolverle las toallas, los champuses y el bidé?
M – No compensa no...Se acaba nuestro tiempo y no hemos hablado de experiencia paranormales en la pirámide, imbuimientos místicos, revelaciones humanistas y demás fenómenos.



Colarse estaba dificilísimo, así que abonamos con resignación
cristiana nuestro boleto.

R1 –No recuerdo nada de eso yo...
R2 –Coincidiría con el día en el que te quedaste dormido en la moqueta de la habitación.
R1 –Sí, el mismo día que investigaste estrechamente las ruinas del fondo de la piscina del hotel.
R2 –Pues ese sería, sí.
M –Hemos llegado al final de nuestro espacio de crítica sesuda. Nos dejamos temas importantes, tanto artísticos como históricos, pero a continuación vienen las noticias y no nos podemos expandir tanto como quisiéramos. ¿Alguna reflexión final?
R1 –Egitpo, crisol de razas, encrucijada histórica.
M –Me refería a alguna de cosecha propia.
R1 –A no, yo te comento de cosas que he leido por ahí.
R2 –Yo comentaría la mala calidad de la carne del avión de vuelta.
R1 -¿Pero volviste en avión?
R2 -¡Toma!, claro. ¿Cómo volviste tú?
R1 –En taxi, y vaya dineral.
R1 –¿Y el moderador?
R3 -Se ha ido a casa.
R2 & R1 -¿Y usted?
R3 – El de informativos, el que les pide por favor que vayan acabando antes de llegar a las manos.

Despedimos este ilustrador programa debate, no sin antes recomendarles encarecidamente que viajen. A Egitpo, a Singnalpur o a Murcia...que por ahí fuera esta todo lleno de sitios bonitos. Buenas calendas.

Sótano 71 con la inestimable colaboración de la Profesora Kristine Kodak y el Fondo Internacional de Viajes para Menesterosos.

6 comentarios:

Lara Crash dijo...

Estimados compañeros de la redaccion. Si en lugar de escatimar en la entrada a las piramides para poder luego acceder al tiovivo de camellos y al contrabando de sandias gigantes hubiesen apoquinado la entrada completa, habrian podido garantizarles el encuentro con momias vivientes (propina a las momias no incluida en la entrada), que incluia persecucion con alaridos (en fila, eso si, porque si no no cabian en el pasillo) y foto recuerdo con vendas de Tutanjamon. Si es que tanto ahorro, tanto ahorro ...

Mr.Incógnito dijo...

Estimada lara dos puntos

Cierto es lo que usted cuenta, más teniendo en cuenta su experiencia en periplos a lo ancho y largo de este planeta. Pero ha de tener en cuenta al contable que llevamos en la chepa todo el viaje, recortando gastos y llevando las cuentas...y van cuatro.

No queremos despedirnos sin acordarnos de las grandes aventuras que servidores corrieron con tan prestigiosa dama, explorando templos, por desgracia inutilmente, para encontrar el secreto mejor guardado de Egitpo: la receta del yogur griego.

Aunque claro, pensándolo friamente, difícil lo teníamos...nada, en la próxima excursión larga ya prepararemos mejor los planes de exploración señorita.

Tres saludos.

Luigi dijo...

Intrigado me ha dejado este reportaje:

¿Recomienda usted que en recién revuelto del periplo tal cuál encajone los calcetines?
¿Tanto daño hacen los detergentes actuales qe no recomienda un lavado previo?
¿Es esta fórmula eficaz contra las polillas?
¿Y contra las suegras?

Atentamente,
Luigi

Mr.Incógnito dijo...

Responde la señorita Peplis:

Recomendamos encarecidamente esta práctica. Dará a su cajón un aroma sorprendente en cada apertura, amen de bichitos con lo que entablará, de seguro, una sana amistad.

Los detergentes, si así quiere llamarlos, incluyen moléculas peligrosísimas que le harán renegar del comunismo y de la filatelia. Esta sustancia es añadida por los gobiernos conspiradores. Llámeme loca...todos lo hacen.

Esta fórmula es 100% eficaz en polillas: 9 de cada 10 crecen una media de dos metros de diámetro. Ellas lo recomiendan muchísimo.

Su suegra se va a enfadar bastante con usted por sugerir estos métodos. Si usted no aspira a herencia, no debe preocuparse.

Fijamente Señorita Peplis.

Currymaedchen dijo...

jo, que envidia

Mr.Incógnito dijo...

¿El talento de la señorita Peplis?, sí, es ciertamente envidiable.