viernes, 26 de mayo de 2006

EL CÓDIGO BERRINCHE.

¿CÓMO? ¿QUÉ LES SUENA EL TÍTULO?, NO TENEMOS NI IDEA DE LO QUE NOS COMENTA.

Arf, arf.....disculpen ustedes, que tenemos una edad y no estamos para carreras...Bien, hemos llegado por los pelos al cierre de edición para ofrecerles esta investigación profunda muy escalofriante. Por ella los altos estamentos podrían vetarnos, las fuerzas en la sombra tendrían una razón para derrocarnos...o nos podríamos forrar con la exclusiva. Miren, vamos a correr el riesgo. Pero empecemos por el principio, porque si empezáramos por el final no se iban a enterar ustedes de nada y cambiarían de blog a las primeras de cambio.

Leonardo Berrinche era un hombre de su tiempo, tanto que si se levantaba muy temprano ya no era el mismo. Estudioso a ratos, rapsoda, picapedrero y virtuoso del bolígrafo de cuatro colores, dedicó su vida por entero al noble arte de la escritura. Hasta aquí como cualquier señor o señora normal que escribe las cosas que se le pasan por la cabeza. Pero es aquí dónde comienza el misterio que envuelve a este hombre. Dícen las crónicas y las señoras en la cola de la pescadería que pertenecía a una oscura e ignota orden de mentes preclaras, audaces eruditos en la sombra ( pueden apreciar por la cantidad de cultismos que hemos comprado un diccionario de segunda mano para la redacción ) capaces de manejar el mundo a su entero antojo. Por las mañanas, Berrinche era un hombre normal pero los miércoles a la hora de la merienda se reunía con sus acólitos con el fin de manipular el destino del planeta...y para una liga interna de confección de pastas de te. A estas alturas si no se han quedado dormidos pensarán ustedes “no encuentro el misterio por ninguna parte”. Espere espere, que está llegando.

Berrinche publicó varios libros y un cuaderno de crucigramas, obras que aprovechó para enviar mensajes ocultos al subconsciente del humano medio de a pie. Nosotros, que estábamos tras la pista del caso gracias a un chismorreo del rellano, conseguimos una de sus obras, en concreto la novela “Con lentejas en las polainas”, una historia sobre...ehm...una chica de pueblo que....va a la ciudad....pasan cosas....sale un perro...en fin, que tenemos muchas cosas que hacer y lo leímos a páginas salteadas, centrándonos en lo importante. Nos pusimos en contacto con Casimiro Angular, investigador del Departamento de Inteligencia A Tropezones del ejército, que no pudo venir porque tenía una comunión. Así que tuvimos que ser nosotros, lupa en ristre, los que descifráramos la compleja estructura que nos facilitara la clave para hallar el código. Para que se hagan una idea, como hacer un colorido cubo de rubrik tatareando la preciosa melodía que nos ha representado en esta edición de Eurorisión en una bañera llena de pirañas...una cosa muy dificil oiga.





Aplicando una compleja matriz diferencial a cada página, ayudados por el sobrino de un redactor que estudia segundo de parvulario conseguimos dar con la clave. La frase encriptada se encontraba en la página 3114 de la novela ( ahora comprenderán porqué no nos leímos integro el librito de marras ), y desvelaba algo que según afanosos seguidores del autor “sería capaz de quitar el sueño a toda la humanidad”. Nosotros, esperando encontrar algo que nos sacara de pobres, acudimos en tropel a la página, fuimos quitando palabras que no servían y ya justo al final, resolvimos el enigma y nos encontramos con esto:



En fin, como luego pudimos averigüar, Leonardo Berrinche era un señor muy culto sí, pero que no se atrevía a dar su opinión en público ni delante de su señora esposa. Por ello, aprovechó durante toda su vida y fue introduciendo quejas en todas sus obras, quedándose el pobrecito mio en la gloria protestando por cosas que le pasaban en su vida diaria. Nos fuimos, ya con menor interés, a otras de sus obras, y siguiendo el mismo procedimiento fuimos descubriendo otras claves que harían tambalearse el pensamiento occidental tales como: "las albóndigas del bar reinosa llevan más pan rallado que otra cosa" o por ejemplo "el vecino del tercero, Don Jacinto, está saqueando el buzón de la señora del quinto", lo que demuestra que además, era un acusica.

En fin, otro misterio de saldo pero que oiga, adornadito, daría par un libro de tapas duras de esos que se vende como rosquillas.

Informó José Daniel Vayaunmarrón.

10 comentarios:

Deyector dijo...

Entonces... el secreto para dominar el mundo ¿es no callarse y protestar? Es que este año me he propuesto dominar el mundo y me vendría bien conocer el secreto

ms. Tibbetts dijo...

gracias a dios, perdon a los investigadores, que esta noche voy a poder dormir tranquila...

Mr.Incógnito dijo...

Señor deyector, este año es malo para dominar el mundo, hay convocadas oposiciones para tirano global, nuestra recomendación es que lo deje para el año próximo.

Ms. Tibbetts nos alegramos de que duerma, esperemos que si lo hace tras leer el artículito no sea por aburrimiento.

Cyber dijo...

Si pone eso dentro del libro...

...¿que misterios encerrará la permutación de las letras que componen "Ediciones BARCO DE VAPOR" y que aparece en el lomaco: la verdad sobre maría Magdalena, una truco pa que el tomate frito no te de ardor o el paradero de la única copia intacta de "Supernova", la película de Marta Sánchez?

Hay cosas con las que el hombre no debería jugar.... como el Buscaminas...

ZzazZ dijo...

Me extraña que en su redacción les sorprendan los mensajes ocultos cuando su "verificación de palabra" de los comentarios nos bombardea subliminalidades del tipo "no deje de visitar Sótano 71, compre a nuestros patrocinadores", ¿eh? ¿eh? ¿eh?.

El Gran Chimp dijo...

Cáspita, Repámpanos!!! Dejóme esta noticia anonadado y boquiabierto. Deberían andar con ojo con lo que publican en el sótano, no vayan a hacer temblar "las bases de la sociedad occidental" con secretos cataclismíticos!!!

Mr.Incógnito dijo...

zzazz: ehh...biiip biiip, comunicando, el encargado no se encuentra ( en este momento marchan hacia su casa un pelotón de señores vestidos de gris )

gran chimp: la verdad sea dicha, las bases de la sociedad occidental ya no son lo que eran...no apetece ni derribarlas ni nada.

queen lili dijo...

casi me meo de risa en las bragas, ups perdón, que la traviata me embriaga....

Grosera, sí, me apetecía

Mr.Incógnito dijo...

Disculpas al señor cyber, no hemos contestado su misiva...aún andamos buscando un libro de la colección el barco a pedales para ver a qué se refiere...

y queen lili, nos alegramos que se ría de estas cosas. Si lo desea puede ver cualquier programa televisivo de los que tratan temas similares en estos días, también son muy hilarantes.

Cyber dijo...

Excusados quedan...