jueves, 19 de mayo de 2011

SÓTANO 71 EXPRESS.


LOS CIENTÍFICOS VUELVEN A MENTIR.

Chafarderos Descarados Ltd.

¡Y otra vez! Si es que no paran. Los científicos han vuelto a ser pillados en mitad de una trola. Según testigos financiados por esta casa, incluso en el momento de ser descubiertos podían estar ataviados con vestidos de faralaes y portando cacerolas, hecho este no demostrado pero, una vez publicado, a ver quién es el guapo que lo borra de los monitores. Nosotros no.

El equipo del Doctor Argamaso Palanca había publicado en la prestigiosa revista “Muebles de Interior” los resultados arrojados por la investigación que llevaban a cabo con fines presuntamente comunistas. Tras irradiar unas lechugas con un compuesto radiológico, habían logrado convertir a uno de estos vegetales en un prestigioso columnista y tertuliano de postín, con zapato naútico, gafas de pasta, piquito de pañuelo en la pechera y todos los complementos de costumbre. Tal era su afan de notoriedad que lograron sentarlo en la silla de una tertulia repleta de personajes afines al entorno ideológico de la extrema-arriba.

El vegetal en cuestión, en el transcurso de la charla debate, solo intervino en dos ocasiones: una para afirmar “no, si eso es como todo” y a tres minutos del final, en las consideraciones finales, para dar la razón a su compañero de asiento, Delegado del Gobierno en Asuntos Nimios. Quedó demostrado con ello que la citada lechuga no era más que un presunto entendido más con poca idea de nada.

Tras unos palmetazos en las manos, el Doctor Argamaso ha declarado “no lo vuelvo a hacer”. Lo tendremos vigilado por si vuelve a hacer de las suyas. ¡Haga de las nuestras, papanatas!

2 comentarios:

El Señor de las Moscas dijo...

Malditos científicos nazi-comunistas. Que no aprenden, oye. Lo siguiente será darles una concesión de TDT para que hagan un canal de televisión engañifo-propagandil para ellos sólos.

Mr.Incógnito dijo...

Plantar la semilla del discurrir científico hoy significará una caterva de sabihondos en el mañana. No quisiéramos estar ahí para verlo.