viernes, 5 de enero de 2007

LA ESTUPIDEZ YA TIENE CURA, OIGA.

HECHO ESTE QUE NO AFECTA A NUESTROS ERUDITOS LECTORES...¿QUÉ?, ¿PELOTAS NOSOTROS?, QUITE QUITE...

Catorce años de madrugones les ha costado al insigne científico-técnico Doctor Bartolomé Tentetieso desentrañar el intríngulis oculto que da pie a la estupidez del ser humano ( homo sapiens tirandum a imbecilus ). Quiso el destino y el retraso en la línea que en una fria mañana del mes de agosto de milnovecientosyquemásda Bartolomé, encaramado a la parada del bus, observó con atención el mundo que le rodeaba por primera vez en su vida. Presto, preguntóse sin desfallecer el porqué de la imbecilidad latente en alguno de sus congéneres, y maldiciose por no llevar encima el material de laboratorio conveniente para hacer allí mismo el estudio. Llegado a su despacho de la Universidad Comarcal de Ciencias Difusas, le comunicó a su superior la renuncia total de su anterior proyecto, la cría de tomates con bigote, y que dedicaría su vida profesional al estudio del idiota medio. Una vez fuera del despacho del superior este preguntó a su secretaria si aquel cretino seguía trabajando para ellos ( por lo visto no, pero ni hacía mucho ruido ni ensuciaba, así que lo dejaban pasar allí las mañanas ).

El pasado 31 de diciembre a las doce menos cinco presentó en rueda de prensa multitudinaria ( hombre, teniendo en cuenta el día y la hora, dos personas es un lleno ) los resultados de su estudio, disculpándose de no haber podido pasar a limpio sus apuntes en una servilleta de Asador Compostelano, calle Bisagra del Mar 23, lunes cerrado. Según sus palabras ( no sabemos si propias o prestadas ) “la estupidez, en la mayoría de los casos, en inherente al mamífero humano y no consciente de sí misma por su evidente falta de seso". Una glándula alojada en la parte inferior media y dos palmos a la derecha del cerebro, bautizada en honor de su descubridor como “la estúpida glándula de Tentetieso” parece ser la culpable del asunto. A la salida de la rueda de prensa la glandula advirtió que no hablaría sin la presencia de su abogado.

La citada glándula no puede ser extirpada, ya que realiza funciones importantes, como la de poner el cerebro en pausa ante programas de televisión. Por ello, Bartolomé Tentetieso corrió en zapatillas de andar por casa hasta el quiosco de patentes más cercana, para registrar un instrumento quirúrgico de andar por casa, que remediara el problema. Se trata de un Remeneador Helocoidal Transmutagenético de Vía Estrecha, de inminente comercialización , y que todo aquél que lo necesite o quiera regalarlo a un vecino podrá adquirir vía telefónica, “porque no tengo yo tiempo de atender una tienda y el mostrador me viene mal para los tobillos” afirmó el Doctor Tentetieso. Con él en casa podrá usted recombinar su AIDN ( ácido indecisoburronucléico ) para eliminar la estupidez supina sin peligro y con una pila de dos voltios; su manejo es sencillo, y gracias a las instucciones que le dará el chico de los recados cuando lleve el envío a su puerta, no tendrá ninguna duda. La polémica ha saltado desde el segundo piso al conocer el precio del producto, que no revelaremos aquí por si se les atraganta el turrón.


Modo de uso del TransGen 2000, no olvide aspirar fuerte si no quiere que se le salte la secuencia genética.


Por ello el Ministerio de Gastos Chorras, en un alarde de generosidad, ha prometido ayudas económicas para la adquisición del TransGen 2000 ( nombre comercial del cacharrejo de marras ). Todo aquél que quiera acceder a estas ayudas, deberá solicitar a su Ayuntamiento o mercería de barrio ( lo que tenga más a mano ) el denominado Certificado Oficial de Imbécil, que una vez cumplimentado y sellado por la asociación de vecinos, le dará derecho a una rebaja del 0,5% del precio total bruto ( tú también, hijo mío ) del TransGen 2000. Corra, porque los comerciales con corbata a rayas ya han especulado con la posibilidad de que se convierta en el regalo estrella de estos Reyes Magos, pero claro, ellos con tal de vender qué van a decir.


Informó Michael Dentera desde Glasgow, que no tiene nada que ver con la noticia, pero si el tío no dice que anda por ahí de viaje revienta.

6 comentarios:

Guillermo dijo...

¿Estamos ante la cura de la estupidez humana? ¿nos convertiremos por fin en una raza digna de este planeta y que no merece ser exterminada al menos en un 50%? gloriosa época nos ha tocado vivir

Mr.Incógnito dijo...

Bueno, esperemos que con la falta de estúpidos, los entes extraterrestres no vean en nuestro planeta una amenaza...si es que no sabe uno como acertar, madre mía.

Cyber dijo...

A mi me gustaría saber si se puede soplar en lugar de chupar, que chupar de eso me da "cosica"...

Mr.Incógnito dijo...

Esta casa no se hace responsable de que con el mal uso de los aparatejos aquí anunciados sufra usted una recombinación genética que lo convierta en un superhéroe...eso sí, en caso de ocurrir, le llamaremos si tenemos algún problema.

fabian dijo...

¡quiero ver las pruebas! como un resultado factible y visible ...¡Já!

Mr.Incógnito dijo...

Mucho nos tememos que abonar la patente de la goma de aspirar ha elevado el precio del producto hasta hacerlo prohibitivo.

De ahí que el invento no haya funcionado y no se vean avances en estupidología. Porque el cacharro tenía muy buena pinta. Incluso con ruedecitas para moverlo entre habitaciones.