viernes, 28 de abril de 2006

A LA LUNA O ALREDEDORES

NUESTRO PAÍS SE ANIMA A CONQUISTAR EL ESPACIO.

1969. Tres mamíferos bípedos o humanos llegan a nuestro satélite. Un astronauta desciende por la escalinata del módulo lunar con cuidado de no pisarse los cordones. La humanidad contiene la respiración ( a un señor de Houston se le pusieron las orejas coloradas del esfuerzo ) y es pronunciada aquella mítica frase “me aprieta un poquito el casco”, pequeño chiste que no hizo mucha gracia al control de tierra, que acabó cambiándola por otra mucho más sosa. Mucho tiempo ha transcurrido, la ausencia de playas o parques temáticos han frenado el mercado del turismo lunar, y ya a casi nadie le apetece dar una vuelta por allí. Pero eso puede cambiar pronto, puesto que un grupo de valerosos paisanos, financiados por sus propios bolsillos pretende enviar una nave al satélite. Hemos estado charlando animosamente con este grupo de personas, y esto es lo que nos han explicado con mucho esfuerzo por sus partes.

-¿Cómo se les ocurrió tamaña gesta?
-Verá usted, estábamos viendo el televisor de tres pulgadas y media de casa acompañados por unas cervezas de la segunda marca más barata. Veíamos una película de estas de astronautas que van a sitios, alguien dijo “a que no hay narices de ir a la luna” y así nos lo propusimos.
-Bien es sabido que es la fórmula por la cual un compatriota de pro hace las cosas, ¿seguro que dijo “narices”?
-No, se refirió a otras partes pudendas, pero estamos en horario infantil y no podemos usar vocabulario soez.
-¿Cúal es el plan de actuación?
-Viajaremos tres personas, servidor, mi compañero Obdulio Tragaldabas que una vez viajó en avion y tiene experiencia en estas cosas y un vecino. Obdulio y yo mismo bajaremos a la superficie lunar y mi vecino dará vueltas con el módulo espacial si no encontráramos sitio para aparcar.
-¿Cuánto llevan confeccionando y ensayando el plan?
-Un par de tardes, aprovechando que el bingo de la esquina está en obras.
-Se comenta en portería que ustedes mismos han diseñado y construido el vehículo lunar.
-Sí, una tarde llamamos a la Nasal, por si nos prestaban uno de los suyos. No nos dijeron que no...bueno, no dijeron nada porque colgaron directamente. Esperamos tres meses en el portal del edificio por si venía el cartero con el cohete. En vista de que no, pues hicimos nosotros el nuestro. Ya vendrán pidiéndolo, ya.
-¿Cómo es?
-No es porque lo hayamos hecho nosotros, pero es precioso, blanco con una raya transversal roja, monísimo.
-Sí, pero ¿qué han usado?, ¿con qué tecnología actúa?
-Bien, en realidad es un Tizroen dos caballos de un cuñado de mi señora, le hemos dado una manita de pintura, lo hemos ampliado un poquito con chapas de uralita, hemos puesto un par de literas, un baño, un neceser con su espejito, como suele decirse, a tutiplén.
-¿Qué usarán como combustible?
-Un par de bombonas de gas zutano, y llevamos una pequeñita de camping gas de reserva. Si vemos que necesitamos más, ya compraremos por el camino.
-Por último, ¿cuándo será el esperado lanzamiento?
-Pues una noche de estas, en cuanto la luna esté entera. Imagine que vamos en cuarto menguante y nos pasamos el planeta de largo.
-No me queda más que desearles suerte en su hazaña y que no pillen ustedes caravanas en la autovía de salida.
-Eso esperamos. Gracias por el interés...y se aceptan donativos, que como no nos prestan bandera tenemos que comprar una sombrilla de playa de roja y gualda para plantarla allí arriba.
-Sí sí, uy, piiiiip, que esto se corta, adiós adiós.
-Otro con el mismo cuento.

Entrevistó Ernesto Enpijama.




El valeroso cosmonauta posa rebosante de orgullo ante el módulo de control de la misión.

7 comentarios:

Guillermo dijo...

Hay que ver lo que dan de si los Tizroen, se ve muy espacioso. Y la silla es de esas anatómicas para ir cómodo, ¿tendrán más o se la jugarán a los chinos a ver quien va sentado y quienes agarrado?

Les deseo mucha suerte porque de donativos ando algo escaso

Mr.Incógnito dijo...

Gracias a su sugerencia, estos tipos han contado con los dedos las plazas y han visto que faltaba una. Han instalado una barra en el techo y, efectivamente, uno de ellos hará el viaje de pie, cosa que le vendrá estupenda para la circulación.

Cyber dijo...

Yo gustosamente aportaria una muñeca de esas de ganchillo para cubrir los rollos de papel higiénico en el baño, pero como mi señora madre note su ausencia lo mismo me deja sin mi ración de "pollo asao" de los domingos....

El Gran Chimp dijo...

Los garbanzos de mi abuela se mantienen comestibles durante meses...

Mr.Incógnito dijo...

Nos alegramos de que el personal esté poniendo tanto de su parte para que esta arriesgada misión llegue a buen puerto. Eso sí, si estos señores al final se aburren y no llevan a cabo la misión, sus donaciones serán devueltas a sus domicilios.

ZzazZ dijo...

Ya me extrañaba que fueran españoles y no hubieran pedido subvención.

Mr.Incógnito dijo...

Hombre, ya se sabe que en este país hay que llorar, berrear y patear, por si la empresa u misión saliera gratis. Eso sí, los beneficios para cada cual, de repartir no se ha dicho nada de nada.